El turismo en España geografía

Share Button

Turismo


.La consolidación de España como destino turístico data de los años 1960, causas externas tras la Segunda Guerra Mundial,Concluida la reconstrucción posbélica, Europa alcanzó en estado de bonanza económica y de bienestar social sustentado en un alto nivel de vida,amplia cobertura social, reducción de la jornada laboral, vacaciones remuneradas.Pronto crecieron las demandas de ocio, entre las que ocupó un lugar preferente el turismo, que ahora podía disfrutarse masivamente gracias a la generalización del automóvil y a la popularización de los viajes en avión.
factores propios o internos de España hemos de destacar su situación geográfica, su conocimiento y valoración por parte de las sociedades extranjeras y las excelentes condiciones de su oferta turística: amplio litoral, climatología favorable variedad paisajística, rico patrimonio cultural, etc., y todo ello a buenos precios, como correspondía a un país con cierto atraso respecto a los países de procedencia de los turistas.

Evolución del turismo en España

Los inicios del turismo moderno se sitúan en los años 50 del Siglo XX. Puede señalarse 1959 como año de despegue.En 1960 el número de visitantes súperó los 6 millones, abríéndose en este momento una etapa de crecimiento continuo que duró hasta 1973. A partir de 1976 se inició una nueva fase de crecimiento sostenido, que duró hasta 1989, y cuya principal carácterística –junto al aumento de turistas extranjeros- fue la incorporación de los españoles al turismo de playa.Tras una nueva recesión a comienzos de los años 1990, se ha abierto una nueva fase en la que se han superado los 70 millones de visitantes.
Las principales áreas turísticas en españa y su tipología.
Las zonas turísticas presentan una densidad turística más o menos homogénea. En ellos, la concentración de la oferta turística es tan amplia que sobrepasa los límites de un núcleo de población o de un término municipal, caso de la costa de Alicante, la Costa Brava, la Costa Cálida, la Costa del Sol, la Costa Valenciana, Palma-Calvià, y el sur de las islas de Gran Canaria y de Tenerife.Los puntos turísticos son focos aislados, y están ligados a atractivos turísticos concretos. Unos se sitúan en la costa, como Barcelona, Puerto de la Cruz,Santander, Lloret de Mar o Marbella; y otros se localizan en el interior peninsular o insular y suelen corresponderse con ciudades históricas (Madrid,Sevilla, Zaragoza, ciudades del Camino de Santiago), estaciones invernales(Sierra Nevada, Jaca, etc.) o áreas de montaña ligadas al turismo verde (Potes,en los Picos de Europa).

Las áreas turísticas pueden ser


áreas especialmente turísticas, si mantienen un turismo estable a lo largo de todo el año, caso de Baleares, Canarias y Andalucía; o áreas turísticas de temporada, cuando la estacionalidad del turismo es acusada y supera a la media del territorio nacional, caso de la Costa Brava(Gerona), la Costa Dorada (Barcelona y Tarragona), la Costa del Azahar(Castellón y Valencia) y la Costa Blanca (Alicante).

En cuanto a las zonas turísticas encontramos:

Las zonas turísticas de alta densidad:
litoral mediterráneo(peninsular y balear) y Canarias. Modelo turístico de sol y playa. Incluyen la Costa Brava, desde Lloret de Mar hasta Palamós; la Costa Dorada, desde Torredembarra hasta Cambrils; la Bahía de Palma;
La Costa Blanca, desde Alicante hasta Benidorm; la Costa del Sol, desde Málaga hasta Estepona; y el sur de Gran Canaria, desde Tenerife hasta Maspalomas.Otras zonas turísticas de alta densidad son Madrid y determinados enclaves de la cornisa cantábrica (Santander) y de la costa atlántica gallega (Rías Altas y Rías Bajas).El litoral mediterráneo:
las condiciones atmosféricas del Mediterráneo y sus playas son las causas que explican que en él se localicen algunas de las principales zonas turísticas españolas y una buena parte de los centros turísticos costeros: Costa Brava y Lloret de Mar; Costa Dorada y Salou; Costa Blanca y


Benidorm; Costa del Sol y Málaga, Marbella y Torremolinos.

Canarias

Su clima siempre cálido, le ha permitido un aumento espectaculardel turismo en las últimas décadas. Los flujos turísticos se concentran en GranCanaria y Tenerife; las infraestructuras hoteleras son especialmente numerosasen Las Palmas y en el Puerto de la Cruz.

Madrid

Suturismo es de tipo itinerante, pues basa su oferta turística en el turismo monumental, cultural y de negocios. Alrededor de la capital hay una corona de ciudades turísticas entre las que destacan Alcalá de Henares y Aranjuez. La cornisa cantábrica.
En el Siglo XIX Santander y San Sebastián fueron los destinos preferidos de la aristocracia española. En la actualidad, aglutina únicamente una pequeña parte de los alojamientos turísticos, concentrados especialmente en Santander, Gijón y otros municipios más pequeños como. Laredo y Castro Urdiales.La costa atlántica gallega.
Las Rías Altas y Bajas tienen un turismo litoral basado en sus pintorescas costas y en la existencia de ciudades importantes,como A Coruña, Vigo y, ya en el interior, Santiago de Compostela..Desde el litoral, el turismo se ha difundido en ocasiones hacia espacios interiores más o menos próximos, que se han convertido así en zonas turísticas de media y baja densidad.
En algunas de ellas se han desarrollado otras modalidades turísticas diferentes a la de sol y playa.
La distribución espacial del turismo se explica por factores económicos y territoriales.Entre ellos, destacan *la accesibilidad y las vías de comunicación.*la cercanía a una gran ciudad. La acción de los promotores inmobiliarios*la imagen social de las ciudades.
El modelo turístico que se ha consolidado en España tiene como principales caracteres la procedencia internacional de los visitantes, su condición de turismo de masas y la demanda concreta de sol y playa.
Poco a poco, el turismo nacional se ha ido incorporando a  este modelo de manera que muchas playas registran una concurrencia equilibrada entre extranjeros y españoles.Asimismo, va aumentando el turismo de jubilados, nacionales y extranjeros, que alternan su estancia en la costa con su residencia habitual.El turismo en España tiene un significado extraordinario, siendo, a su vez, uno de los principales factores de la terciarización experimentada por la economía y por la sociedad española. Su importancia económica no se ciñe al momento presente, sino que el turismo ha estado muy ligado al desarrollo económico de los años 1960, pues las aportaciones de divisas por parte de turistas y emigrantes permitieron financiar las importaciones.Las elevadas cifras de turistas y la concentración de la demanda en los litorales han exigido la dotación de infraestructuras, que culminaron en la urbanización de amplios espacios costeros, donde se han desarrollado multitud de ciudades y conurbaciones.El desarrollo urbano y la actividad económica procedente del turismo han dotado a los espacios turísticos de un extraordinario dinamismo, que los ha convertido en un lugar de atracción demográfica y económica, razón por la cual se ha acentuado la contraposición interior-litoral.
Desde el punto de vista de la oferta, empieza hacer necesaria la renovación de las instalaciones, la dotación de infraestructuras y de servicios adaptados a las nuevas demandas, la puesta en práctica de políticas que lleven a la ordenación del sector,además de otro conjunto de medidas encaminadas a mantener la relación calidad-precio de los servicios prestados, procurando la independencia de los grandes tour operadores extranjeros que controlan nuestro turismo y se lucran con él..Entre la multitud de ofertas posibles, una buena opción es la del turismo rural y de naturaleza, para la cual España cuenta con una red de espacios protegidos que es un componente extraordinario de paisajes y de biodiversidad. Su utilización como recurso turístico es compatible con la conservación de la naturaleza y fundamento del desarrollo endógeno de las zonas más desfavorecidas del interior.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.