La posición de España en el mundo globalizado

Share Button

El proceso de globalización es la creciente interdependencia de los espacios geográficos del planeta en todos los ámbitos, por lo que se trata de un proceso multidimensional, en el que están implicados cada vez más territorios del mundo.
Las causas que han favorecido la globalización son la generalización del sistema capitalista basado en la propiedad privada, libre competencia entre las empresas y el deseo de alcanzar los máximos beneficios y se extiende por todo el mundo las inversiones y las áreas de compraventa de bienes económicos y culturales. También incluimos la mejora de los transportes que facilitan el traslado de mercancías y personas a escala mundial y el progreso de las telecomunicaciones que facilita las interrelaciones de todo tipo a escala planetaria.
Las consecuencias de esta globalización ha sido la división del mundo en dos grandes bloques, desarrollados y subdesarrollados por lo que podemos afirmar que estamos ante un mundo bipolar. Los indicadores básicos de la esta división son la aportación al PIB de los países y el desarrollo socio sanitario donde destacamos la baja tasa de mortalidad infantil y la esperanzada de vida media sea alta.

Por sus carácterísticas socioeconómicas y su elevado nivel de bienestar social, España pertenece al bloque de los países desarrollados, alcanzado hasta el 2007 posiciones relevantes hasta la llegada de la crisis. A pesar de esto, constituye todavía una potencia intermedia.
La posición sociocultural de España se caracteriza por un considerable volumen demográfico con 46 millones de habitantes, importantes contactos personales con numerosos países gracias al turismo y a la inmigración y una notable difusión de su cultura al exterior. Esto se debe a la herencia dejada en países que en el pasado formaron parte de su Imperio, especialmente Iberoamérica, por lo que el idioma oficial de más de 400 millones de personas es el español, gracias a la labor del instituto Cervantes.


Por sus carácterísticas socioeconómicas y su elevado nivel de bienestar social, España pertenece al bloque de los países desarrollados, alcanzado hasta el 2007 posiciones relevantes hasta la llegada de la crisis. A pesar de esto, constituye todavía una potencia intermedia.
La posición sociocultural de España se caracteriza por un considerable volumen demográfico con 46 millones de habitantes, importantes contactos personales con numerosos países gracias al turismo y a la inmigración y una notable difusión de su cultura al exterior. Esto se debe a la herencia dejada en países que en el pasado formaron parte de su Imperio, especialmente Iberoamérica, por lo que el idioma oficial de más de 400 millones de personas es el español, gracias a la labor del instituto Cervantes.

El peso económico de España en el contexto mundial se pone de manifiesto en la creciente integración de su economía en el ámbito mundial. También se debe a la presencia de empresas multinacional en España y el esfuerzo de internacionalización que están realizando muchas empresas españolas y el incremento del comercio exterior. El alto grado de liberalización de su economía frente al fuerte intervencionismo de épocas anteriores y la deslocalización de las empresas en países subdesarrollados, lo que mejora la economía española así como los beneficios de la empresa pero fomenta la globalización. Sin embargo, existen limitaciones que sitúan a España por detrás de las grandes potencias económicas mundiales.
La posición política de España está relacionada con la calidad de sus instituciones nacionales que ha incrementado desde el restablecimiento de la democracia.


Por lo que da derechos políticos y civiles así como respeto a la propiedad privada, que favorecen su valoración internacional. Los acuerdos internacionales como el Protocolo de Kioto, en los que participa España están relacionados con la defensa de los derechos humanos, del medio ambiente y del trabajador. España al pertenecer a los países desarrollados, participa en instituciones y organizaciones internacionales como la ONU ( busca la paz, seguridad mundial y defender los derechoso humanos), el FMI( pretende mantener la estabilidad monetaria internacional y de ajuste económico), a la UNESCO(fomenta los aspectos educativos y culturales), la OTAN( defensa político militar con el fin de salvaguardar la paz, la seguridad y el bienestar del área)
La situación geoestratégica de la Península ha condicionado las líneas geopolíticas prioritarias de España, que se han dirigido actualmente e históricamente hacia Europa, el Mediterráneo y el norte de África.
La Uníón Europea es el ámbito geográfico con el que España mantiene relaciones políticas más estrechas. Estas se llevan a cabo dentro de la Política Exterior y de Seguridad Común y de la política de Justicia y Asuntos de Interior. Con el resto de Europa, España es socio estratégico con Rusia con el que pretende aumentar cooperación y se sigue con atención los procesos políticos en los Balcanes.

El Mediterráneo y el norte de África son zonas prioritarias de la política exterior española por su proximidad geográfica y la densidad de los intercambios humanos, económicos y culturales.
El objetivo principal es asegurar la estabilidad y la prosperidad en la zona, amenazados por el rápido crecimiento de la población de los estados norteafricanos, sus limitados recursos y la presión migratoria sobre los países del sur de la Uníón Europea.
 


Para alcanzar estos objetivos, se fomenta la cooperación política, económica y cultural con esta zona, a través de la Asociación Euro mediterránea, el Dialogo 5+5 y el Foro Mediterráneo. Además a España le interesan las relaciones con Marruecos por las reivindicaciones de este país por Ceuta y Melilla, la creciente emigración de marroquíes a España y la descolonización del Sáhara occidental.

España en la actualidad, las relaciones con Iberoamérica tratan de combinar la defensa de los intereses españoles con la contribución a la solución de los problemas que padece. Para conseguirlo, se fomentan las relaciones institucionales al más alto nivel, la colaboración al fortalecimiento de la democracia y el impulso del desarrollo económico y social. La mejora de las condiciones de trabajo y de estancia de los inmigrantes iberoamericanos en España y la búsqueda de mecanismos para que sus remesas contribuyan al desarrollo de sus países de origen y el reforzamiento del papel internacional de Iberoamérica con el fin de la participación de España en las Cumbres iberoamericanas y la colaboración al estrechamiento de las relaciones entre Iberoamérica y la UE.
Estados Unidos y Canadá mantienen acuerdos bilaterales con España en cuestiones políticas y de seguridad, económicas culturales y científicas.
Asía cuenta con un enorme peso demográfico y un creciente poder militar y económico debido a su fuerte industrialización. España pretende fortalecer su escasa presencia en este ámbito mediante diálogos bilaterales, viajes y visitas, el refuerzo de las relaciones diplomáticas culturales y económicas

La apertura de negociaciones para la adhesión de España a la CEE en 1979 ofrecía a Canarias tres posibilidades: integrarse en las mismas condiciones que el resto de España, integrarse en condiciones especiales que acomodaran su régimen de franquicias a los principios del mercado comunitario y quedar al margen de la integración.

El 1991 supuso la integración de Canarias en la CEE con algunas particularidades: la exención del IVA, flexibilidad de la PAC y no aplicar la tarifa exterior común a las importaciones de primera necesidad. Tras su integración en Europa, Canarias ha pasado a formar parte de la regiones ultra periféricas de la UE.
Canarias forma parte de las Regiones Ultra periféricas de la UE. Estas se caracterizan por los siguientes rasgos:
Padecen desventajas comunes al estar alejadas geográficamente lejos de Europa y próximas a países de bajo nivel de desarrollo. Su superficie es reducida y está fragmentada en islas y cuenta con un medio natural adverso en cuanto a relieve y clima,


lo que limita el desarrollo de sectores primarios y secundarios. Esta situación ocasiona problemas de mercado y de producción. Estos se deben a la lejanía de Europa y a la limitación del consumo interno y a la fragmentación territorial.

La Uníón Europea considera estos problemas como permanentes, independientemente del nivel de la renta de estos espacios y ha adoptado actuaciones específicas para solucionarlos como medidas económicas especiales y la creación de un fondo específico de ayuda.
Canarias al ser una regíón ultra periférica cuenta actualmente con ciertas desventajas como es su insularidad que genera problemas de accesibilidad y una fuerte dependencia de los medios de transporte marítimo y aéreo. Su doble insularidad por la concentración de la mayor parte de la actividad económica y administrativa en dos isla lo que genera una dependencia sustancial de ellas por parte del resto de las islas. La lejanía del continente europeo, que es su principal mercado abastecedor y receptor. La escasez de recursos naturales estratégicos y su relieve accidentado


en la mayoría de las islas y fragilidad ambiental principalmente por el turismo.

Para paliar estas desventajas, existen las medidas comunitarias, que son medidas económicas especiales y la creación de un fondo específico de ayuda. Las medidas económicas especiales se recogen en el POSEICAN. Se basan en dos ejes fundamentales, la disposición de un contenido fiscal y aduanero y la adaptación de las políticas agraria y pesquera comunes. El Régimen económico fiscal de Canarias, tuvo que modificarse para adaptarse a la normativa comunitaria sobre competencia. Cuenta con varios instrumentos como:

La Reserva para Inversiones en Canarias que va destinada a incentivar la inversión empresarial en Canarias; La Zona Especial Canaria pretende promover la diversificación económica y el desarrollo social imponiendo una baja tributación y otras ventajas fiscales; Las Zonas Francas como las de Gran Canaria y Tenerife que permiten a las empresas instaladas en ellas gozar de ventajas aduaneras y fiscales específicas


La Política Agraria Común se aplica con peculiaridades. Como el REA que va destinado a paliar el incremento de costes motivado por la lejanía de productos esenciales para el consumo, eximíéndolos de derechos aduaneros cuando proceden de terceros países, salvo el plátano y el tomate.
La situación socio económica de Canarias en el momento de ingreso de España en la CEE la coloco en el grupo de regiones menos dinámicas. Este hecho le permitíó recibir cuantiosos fondos comunitarios para lograr una convergencia con las regiones europeas más avanzadas.
Gracias a las ayudas y al crecimiento económico del PIB per cápita Canario se ha aproximado a la media comunitaria. Este hecho le ha permitido en los últimos años a abandonar el grupo de regiones europeas más atrasadas e integrarse en el grupo de las Regiones de Competitividad y Empleo de ayuda transitoria. Esta situación permitirá recibir fondos FEDER y FSE. Para obtenerlos, presenta un programa operativo donde se señala lo que van a invertir

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.