Concepto de matorral

Share Button

TEMA 4:

Formación vegetal:


Conjunto vegetal definido por su aspecto exterior y especialmente por su grado de desarrollo. Así se pueden diferenciar las formaciones herbáceas
A base de plantas anuales- y las formaciones leñosas
Plantas perennes-, las cuales a su vez pueden adoptar la forma de matorral o arbustiva y la forma arbórea
Bosque o monte-.

Asociación vegetal:


Agrupamiento vegetal desde el punto de vista del número de especies distintas que lo componen. La asociación puede ser pluriespecífica (zonas intertropicales) o monoespecífica (zonas frías y templadas). En este último caso una sola especie es la dominante: pinares, hayedos, encinares, robledales, etc.

Frondosas:


Especies vegetales caracterizadas por poseer una amplia copa, que apenas deja ver el suelo desde el aire, propias sobre todo de los bosques atlánticos u oceánicos. Es el caso de las hayas, los robles, los castaños; pero también de las encinas, éstas propias del  bosque mediterráneo.

Coníferas:


Especies vegetales que producen un fruto en forma de cono, como las piñas o similares. Por ejemplo los pinos, pero también los abetos, las sabinas, etc.

Bosque caducifolio

Formación arbórea propia de las zonas templadas de clima atlántico, que se  caracteriza por disponer de especies frondosas, cuyas hojas se caen durante el período invernal.

Bosque perennifolio:


Formación arbórea propia del clima mediterráneo, que se caracteriza por tener hojas a lo largo de todo el año. Sus árboles presentan rasgos de adaptación a la aridez tanto en las hojas, como en los troncos y raíces (xerofilia). A esta formación, se la denomina también monte, que significa bosque degradado o menos denso.

Vegetación Xerófila:


Plantas que se adaptan con facilidad a la aridez. Por ello ofrecen una fisonomía peculiar con unas raíces muy largas -con que poder captar la escasa agua existente-, un tronco leñoso –frecuentemente con corteza- y unas hojas endurecidas y reducidas en su número, para evitar las pérdidas por evaporación.

Vegetación termófila:


Conjunto de plantas amantes del calor, es decir, que se desarrollan de forma preferente en un clima cálido.

Matorral:


Formación vegetal de carácter leñoso o arbustivo y de escaso desarrollo vertical. Hay formaciones de matorral propias del dominio atlántico, como la landa, y otras típicas del dominio mediterráneo, como el maquis o maquia y la garriga.

Landa:


Formación de matorral propia del paisaje o dominio vegetal atlántico, caracterizada por una asociación vegetal compuesta de brezos, tojos, helechos, etc.

Maquis/ garriga:


Se trata de unas formaciones arbustivas de tipo matorral propias del dominio climático mediterráneo. No se diferencian tanto en la asociación vegetal -aliagas,  retamas,  escobas,  jaras,  tomillo,  espliegos, etc.-, como sobre todo en el tipo de suelo y en la densidad respectiva. El maquis o maquia se desarrolla preferentemente sobre suelos silíceos y por ello tiene una mayor densidad, mientras que la garriga es específica de los suelos calizos, más secos, por lo que la densidad vegetal es menor.

Cliserie:


Sucesión vegetal que se extiende por la vertiente de una montaña como consecuencia del escalonamiento climático que  se produce en ella.

Suelo:


Parte superficial de la corteza terrestre compuesta de roca alterada física y químicamente y de materia orgánica, lo que permite que se desarrollen innumerables microorganismos y vida vegetal en su nivel superior.

Silicícola/ calcícola:


Una planta es silicícola cuando prefiere los suelos silíceos; es el caso de los robles y de los alcornoques. Es calcícola  si prefiere los suelos calizos; es el caso de las hayas o de las sabinas

Deforesta-ción:


Proceso por el cual se produce la desaparición de la vegetación, especialmente de la formación arbórea del tipo bosque o monte. Las causas históricas han sido muchas, pero destaca la conversión del monte o bosque en terrazgo, es decir, en campos de cultivo agrícola.

Repoblación forestal:


Es el proceso inverso a la deforestación, es decir, supone la creación de espacios vegetales, sobre todo, a base de formaciones arbóreas, y suele tener origen humano. Es sinónimo de reforestación.

Espacios protegidos:


Todos aquellos territorios que por sus singulares características  naturales o  ecológicas  en  sentido  amplio -morfológicas, faunísticas y sobre todo vegetales- se consideran dignos de conservación para las generaciones futuras, por lo cual las diversas administraciones regulan mediante ley las actividades económicas que pueden realizarse en tales espacios. Existe gran variedad de tipos de espacios protegidos: Parques Nacionales, Parques Naturales, Reservas…

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.