Mapa que representa la distribución de precipitaciones en la península ibérica y baleares

Share Button


1) La figura siguiente representa dos diagramas ombrotérmicos (climogramas).
a)En el climograma de la izquierda la precipitación anual resulta muy elevada (1268 mm) con todos los meses por encima de los 80 mm, menos Julio. Se encuentran dos máximos pluviométricos en primavera y en otoño, aunque la estación más lluviosa parece ser el invierno. En el climograma de la derecha las precipitaciones son escasas (607 mm) con todos los meses por debajo de 80 mm, salvo Noviembre, Diciembre y Enero. Las lluvias se concentran en otoño, primavera e invierno, estación en la que se sitúa el máximo pluviométrico.
b)En el climograma de la izquierda, la temperatura media es de 14,2oC con una oscilación térmica alrededor de los 10oC . En el gráfico de la derecha la temperatura media es más elevada (18,2oC), con una amplitud térmica igualmente más alta, pues oscila sobre los 18oC. La aridez consiste en unas precipitaciones insuficientes para que la vegetación se mantenga en una situación óptima. La aridez mensual se mide mediante el Índice de Gaussen: Un mes es árido si sus precipitaciones son iguales o menores que el doble de la temperatura: P (mm) ≤ 2T(oC)En un climograma, si la curva de las temperaturas está por encima de las barras de precipitaciones, es que hay aridez. En el primer climograma no existen meses áridos, pero en el segundo nos encontramos con cinco meses, de Mayo a Septiembre, con déficit de precipitaciones. O sea, aridez general.
c) En el primero la elevada pluviometría, el máximo pluviométrico en invierno, la amplitud térmica media con inviernos moderados y veranos frescos y –por último- la ausencia de aridez nos indican que nos encontramos con un clima oceánico que se puede localizar en Galicia, Asturias, Cantabria o País Vasco. En concreto se trata de la ciudad de Santander. En el segundo la escasez de las precipitaciones y su distribución irregular, la elevada amplitud térmica con inviernos moderados y veranos muy calurosos y –por último- la presencia de aridez general nos indican que nos encontramos con un clima mediterráneo que se puede localizar en Andalucía o en la franja costera de Murcia, Comunidad Valenciana, Cataluña y Baleares.


2)El mapa representa la distribución de precipitación es medias anuales en España. 
a)La primera diferencia la encontramos en la temperatura media anual, ya que existe una diferencia de 3,1 o. Las invernales presentan valores muy similares, sobre los 11o, mientras que las estivales en el primer caso alcanza los 25o, mientras que en el segundo no llegan a los 20o. Además en el primer climograma la temperatura mínima sube rápidamente, de manera que en Abril ya se alcanzan valores cercanos a los 15o, mientras que en el segundo estas temperaturas no llegan hasta mediados de Mayo.


2)b)


Las unidades del relieve peninsular influye en las masas de aire y por tanto en las precipitaciones por su disposición, y por su altura. La disposición del relieve puede facilitar o dificultar la penetración de las distintas masas de aire que afectan al territorio peninsular. La posición longitudinal (zonal) de la mayor parte de las unidades del relieve facilita la penetración de las masas de aire atlánticas, permitíéndoles penetrar hasta el interior peninsular, aunque degradándose progresivamente en su recorrido. En cambio, esta disposición no permite el libre paso de las masas de aire meridianas (norte-sur o sur-norte). Así, las masas de aire procedentes del norte llegan al sur peninsular con un rigor muy atenuado, mientras que las masas de aire procedentes del sur, cuando alcanzan la costa cantábrica, llegan anómalamente resecas y cálidas, tras haber salvado todas las cordilleras zonales. El sistema Ibérico, que corre en dirección noroeste-sureste, delimita ámbitos diferentes de influencia de masas de aire: atlánticas a barlovento y mediterráneas a sotavento. Lo mismo puede decirse de las cordilleras béticas, cuyo flanco oriental, a sotavento de las influencias atlánticas, presenta un claro influjo mediterráneo. La altura del relieve determina precipitaciones orográficas: cuando una masa de aire encuentra un obstáculo montañoso, se ve obligada a ascender, el vapor de agua que contiene se enfría y se condensa, dando lugar a precipitaciones en la ladera de barlovento; pasada la cumbre, la masa de aire desciende, se recalienta y produce sequedad por la vertiente de sotavento.
c)Las precipitaciones que se reciben en el noroeste peninsular están por encima de los 1000 mm anuales frente a los menos de 300 mm recogidos en el sureste peninsular. Las causas que explican las precipitaciones en el noroeste peninsular son que esta área, que corresponde con el dominio climático oceánico, recibe precipitaciones abundantes y bastante regulares, debido a que, por su latitud, se encuentra todo el año bajo la acción de las borrascas atlánticas y del frente polar. Además está abierta a la influencia de masas de aire marinas, muy húmedas que, al chocar contra los relieves montañosos cercanos y paralelos a la costa producen abundantes precipitaciones de carácter orográfico. Por el contrario las causas de que el sureste peninsular reciba tan escasas precipitaciones son que esta área, incluida en el clima mediterráneo seco, subdesértico o estepario, se encuentra al abrigo de las borrascas atlánticas gracias a los relieves de las cordilleras Béticas, a que llegan con dificultad las borrascas mediterráneas y a que son frecuentes las advecciones secas de África. Sólo las perturbaciones que penetran por el Estrecho, o las formadas ocasionalmente sobre el Mar de Alborán, provocan precipitaciones.



3) El mapa muestra la insolación peninsular e insular en España. 
a) La Coruña, Lugo, Pontevedra, Asturias, Cantabria, Vizcaya, Álava, Guipúzcoa, Navarra, León, Palencia y Burgos.
b) 
La variada insolación de Andalucía se debe a la diversidad de su medio físico. Los niveles más altos se registran en el Valle del Guadalquivir, por su baja altitud, y en las hoyas granadinas –encerradas entre cadenas montañosas. Los niveles más bajos se localizan en ciertos enclaves montañosos, donde la altura aumenta la nubosidad y las precipitaciones, y en los sectores costeros más afectados por las borrascas formadas en el golfo de Cádiz.
c) En primer lugar, el desarrollo del sector primario depende de las condiciones climáticas. Los niveles altos de insolación permiten una mayor variedad de cultivos, incluyendo algunos propios del clima subtropical. En contrapartida la elevada insolación supone la escasez de recursos hídricos, ya que aumenta la evaporación y disminuyen las disponibilidades hídricas. Sin embargo, la principal actividad económica determinada por la insolación en España es el turismo. El alto nivel de insolación en el país es el principal atractivo de los turistas procedentes del resto de Europa, sobretodo de los países del centro y norte. Por esta carácterística el turismo es una de las mayores fuentes de ingresos del país, sobre todo en las zonas litorales del sur y en las islas, donde se desarrolla principalmente un turismo de sol y playa. 

4)

El mapa representa la distribución de las temperaturas medias anuales en España, mediante isotermas y colores, a)

1:La Coruña; Entre 12,5º y 15º (Moderada)  2:San Sebastián: Entre 12,5 y 15º (Moderada)     3:Barcelona; Entre 15 y 17,5º (Cálida)  4:Zaragoza; Entre 15 y 17,5º (Cálida)    5:Soria; Entre 10º y 12,5º (Fresca)   6:Valladolid; Entre 10º y 12,5º (Fresca)  7:Salamanca; Entre 10º y 12,5º (Fresca)   8:Badajoz; Entre 15 y 17,5º (Cálida)    9:Ciudad Real: Entre 12,5º y 15º (Moderada)   10:Murcia; Más de 17,5º (Alta) 
b) Las temperaturas medias anuales de la costa cantábrica, (entre los 12,5 y los 15º C) son más bajas que las de la costa mediterránea andaluza (entre 17,5º y 20º C). Las causas de estas diferencias son:

-La latitud

: las temperaturas aumentan de norte a sur, por tanto son más bajas en la costa cantábrica; 

-la insolación

La costa cantábrica tiene casi la mitad de horas de sol que la mediterránea, debido en parte a la abundante nubosidad asociada a la mayor frecuencia con la que la zona es visitada por las borrascas ligadas al Frente Polar; 

las diferencias entre los mares que bañan sus costas: el Atlántico tiene una temperatura inferior a la del Mediterráneo, debido a que éste tiene un carácter casi cerrado, aislado por numerosos relieves y más meridional, lo que ayuda a mantener más elevada la temperatura media a lo largo del año del litoral mediterráneo andaluz; 

-el relieve

Los relieves paralelos a la costa cantábrica no la protegen de los vientos fríos del norte, al contrario de lo que hacen las 


cordilleras Penibéticas, que actúan de barrera frente a esos mismos vientos; 

-la dinámica atmosférica:

La zona norte está más afectada por la masas de aire frío asociadas a los frentes procedentes del Atlántico norte, el anticiclón escandinavo o el invernal centroeuropeo, mientras que el mediterráneo andaluz recibe durante buena parte del año los vientos cálidos procedentes del sur, levante o los cálido-húmedos asociados a la entrada por el Estrecho de los frentes del suroeste.
c)  El relieve influye en la distribución de temperaturas debido a que éstas descienden con la altura, de modo que los inviernos son más fríos y los veranos más frescos. Como muestra el mapa, las isotermas correspondientes a los sistemas montañosos peninsulares son inferiores a las de su entorno, notándose la influencia de la altura especialmente en los de la mitad norte peninsular. Quiere esto decir que el efecto de la altura sobre las temperaturas va disminuyendo de norte a sur. En este sentido las zonas más frías corresponden a los Pirineos Centrales, cumbres más elevadas de la Cordillera Cantábrica, Central e Ibérica. El efecto apenas se nota ya en los Montes de Toledo y muy poco en Sierra Morena, recuperándose –aunque con menor intensidad que en el norte- en las cordilleras Bética, especialmente las altas cumbres penibéticas.

5

El mapa representa la distribución de precipitaciones. 
a) Las precipitaciones del noroeste peninsular son abundantes, superando en muchos puntos los 2000 mm anuales y estando en general por encima de 1000, valores propios de la España húmeda. En el sureste peninsular las precipitaciones son escasas, por debajo de 400 mm anuales, existiendo zonas con valores inferiores a 200 mm, valores propios de la España árida o muy seca. Las causas que explican estos valores tan dispares las encontramos en el clima, posición geográfica e influencia del relieve. La parte noroeste se ve afectada frecuentemente por la entrada de centros de bajas presiones o borrascas que recorren el territorio de noroeste a sureste, disminuyendo el grado de precipitaciones conforme las nubes se adentran en el interior de la península, hacia el sureste, donde llegan con escasa o nula humedad. En cuanto al relieve, los sistemas montañosos actúan como barrera o muro de contención de estas borrascas, explicando la abundancia de precipitaciones en las cordilleras de mayor altitud y la escasez de las mismas en las vertienes situadas al este, como resultado del efecto pantalla de los sistemas montañosos. 
b)En el mapa los valores de mayor precipitación coinciden con los sistemas montañosos y, dentro de éstos, con los picos de mayor altitud. Los valores de menor precipitación coincide con las llanuras, depresiones y vertientes orientales de los sistemas montañosos, donde como resultado del efecto pantalla de las cordilleras la entrada de frentes se ve limitada.
c) Lugo, Cantabria, Gerona, Tarragona, Castellón, Valencia, Alicante, Almería, Granada, Málaga y Cáceres.



6) En la figura siguiente se representa un mapa del tiempo que afecta a la Península Ibérica.
a) – Centros de acción anticiclónicos: Un anticiclón polar del Atlántico Norte situado a medio camino entre Islandia y Norteamérica y el Anticiclón de las Azores situado al SW de este archipiélago. – Centros de acción depresionarios: Una borrasca del Mar Norte colocada sobre Escocia y otras dos borrascas atlánticas situadas sobre Terranova y al Sur de esta isla.
b)De este a oeste aparece: -un frente ocluido (esto es que el frente frío alcanza al cálido) que afecta al Mar de Noruega y la Europa Central. -Un frente cálido asociado a uno frío que recorre Europa desde Gran Bretaña a Sicilia. -Un frente frío extendido entre las Azores y la Península Ibérica. -Una cadena de frentes que cruzan el Atlántico llegando hasta la Península Ibérica (Posiblemente sea el frente polar)
c)El tipo de tiempo que se está produciendo en la Península Ibérica es el de lluvias generalizadas debido a la entrada de frentes por el Océano Atlántico. Los frentes están asociados a borrascas y a cambios bruscos en las propiedades del aire que suelen provocar las precipitaciones, o, cuando menos, tiempo inestable. Las islas Canarias se libran de momento de la influencia de los frentes, por lo que el tiempo será allí soleado. De todas formas el anticiclón de las Azores se sitúa demasiado lejos para impedir la entrada de los frentes, en especial del polar que se emplaza al norte del archipiélago. Esta situación de lluvias generalizadas en la Península Ibérica y tiempo estable y seco en Canarias es habitual en el invierno (estación en la que se fecha este mapa de tiempo).

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.