Factores climáticos que influyen en la producción de hortalizas

Share Button

Factores condicionantes de la actividad agraria (físicos y humanos)

Las actividades y el espacio agrarios están influidos por factores físicos y humanos.

Factores físicos:

  1. El relieve. La orografía facilita o dificulta la práctica agrícola, por ello se aprecia una relación entre el mapa de aprovechamientos agrarios y el mapa de relieve. La altitud modifica las condiciones de humedad y temperatura. En España sólo el 11% de la superficie se halla a menos de 200 metros de altitud. Las pendientes y desniveles afectan a la formación y al grado de estabilidad de los suelos, a las condiciones y formas de laboreo, a la vulnerabilidad ante la erosión, a la circulación del agua, a las posibilidades de mecanización de las faenas agrícolas.

  1. El clima Condiciona los tipos de paisajes agrarios. Está presente a través de las temperaturas, precipitaciones y demás elementos climáticos (vientos, nubosidad…) El régimen climático de influencia más intensa es el mediterráneo. Su larga sequía estival y elevadas temperaturas, exigen adaptación a las plantas y cultivos que ha tenido como consecuencia la adopción de la trilogía de cultivos mediterráneos (cereales, vid y olivo) y la implantación del regadío para contrarrestar los efectos de la aridez estival.

  1. Los suelos. Condiciona la agricultura por su distinta naturaleza, estructura, composición, ubicación.

  1. La vegetación. En ocasiones se ha eliminado para lograr la total ocupación agrícola; otras veces se conserva constituyendo la base de los aprovechamientos forestales. Algunas veces se hace un aprovechamiento conjunto e integrado de suelo, pastos y arbolado dando lugar a paisajes de dehesa.

Factores humanos:

Estos condicionantes son los responsables de la ordenación y usos del espacio agrario, así como de la expresión de las condiciones sociales, económicas, técnicas, políticas, etc., en las que la actividad se desenvuelve. El espacio agrario también acusa la influencia de los factores del pasado sobre los que se han formado y pervivido las estructuras agrarias.

Propiedad, explotación y régimen de tenencia son elementos básicos de la estructura agraria. Es manifiesta su influencia en la conformación del paisaje, exponente de la ocupación y del uso del espacio por la sociedad.

Geográficamente existen diferencias en cuanto al tipo de propiedad. La propiedad pequeña es dominante en la mitad septentrional, en el Levante y en la franja mediterránea; las grandes fincas tienen, en cambio, una mayor implantación en el sur, particularmente en Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía occidental. Estas circunstancias tienen sus antecedentes en los procesos históricos de ocupación del territorio y en su evolución posterior.

Carácterísticas actuales del medio rural español (tras la adhesión comunitaria)

  • Segunda PAC (1992-1993).

Se Retiraron las ayudas de los cultivos y cabañas ganaderas con una producción excesiva; se subvencionaros actividades propiamente no agrarias en los espacios rurales para que aumentaran las rentas de los trabajadores del campo; comenzó un progresivo descenso en el porcentaje del presupuesto comunitario dedicado a la política agraria y el mundo rural, y se implantó un sistema de pago único a los titulares de las explotaciones.

  • PAC actual (2013).

Para el periodo 2014-2020 se han fijado cuatro grandes estrategias: reducir el presupuesto de la UE destinado a política agraria, abandonar el pago único, eliminar gran parte de las cuotas de producción y reformar la política de desarrollo rural.

Los paisajes agrarios de España

TIPOS

CarácterÍSTICAS

Del norte húmedo

  • Hábitat disperso intercalar, con tendencia al hábitat concentrado.

  • Parcelas pequeñas, cerradas e irregulares.

  • Sistema de cultivo de secano, intenso y de policultivo. Agricultura en las zonas llanas y valles: ganadería bovina y equina en zonas altas.

Del interior peninsular

  • Hábitat concentrado.

  • Parcelas abiertas e irregulares, pequeñas en las zonas de regadío y grandes en las de secano.

  • Monocultivo extensivo en los secanos y policultivos intensivos en los regadíos.

Mediterráneo peninsular y de las Islas Baleares

  • Hábitat concentrado.

  • Parcelas pequeñas, irregulares y abiertas.

  • Regadío intensivo en zonas bajas próximas a los ríos; secano extensivo en zonas más altas alejadas y de mayor altitud. Ganadería en zonas altas y explotación forestal en Baleares.

De los sistemas montañosos del norte peninsular

  • Hábitat concentrado.

  • Parcelas pequeñas, cerradas e irregulares si son privadas y grane y abiertas si son bosques o prados municipales.

  • Sistemas de cultivo de secano. Policultivo intenso en Pirineos; monocultivo extensivo en el resto. Aprovechamiento ganadero en las zonas altas con pastos naturales, forestales en las zonas intermedias y agrícolas en vale y zonas bajas

Canario

  • Hábitat concentrado en zonas bajas y disperso en zonas medias y altas.

  • Parcelas pequeñas, irregulares y abiertas, aunque en zonas litorales de regadío aparecen grandes plantaciones orientadas a la exportación.

  • Monocultivo extensivo de secano en las zonas bajas y medias de orientación sur y este, en Fuerteventura y Lanzarote. Policultivos extensivos en zonas de regadío litoral y altitud media en las vertientes montañosas norte y oeste. Ganado caprino y ovino en suelos pobres o áridos y en las tierras altas.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *