Evolucion del numero de visitantes y de los ingresos por turismo 1955-2007

Share Button

El gráfico de líneas representa la evolución en millones del nº de visitantes (y de ingresos por turismo en España entre 1955 y 2007. Los visitantes incluyen a los turistas, que pasan al menos una noche y tienen una estancia superior a 24 horas, y a los excursionistas, que no pasan la noche y permanecen menos de 24 horas en el país.

La evolución de los visitantes y de los ingresos por turismo experimentó una tendencia creciente a lo largo del período, excepto en momentos ligados a crisis económicas. El primer período de incremento de los visitantes y de los ingresos turísticos fue en los 60 cuando comenzó  un considerable desarrollo turístico. El crecimiento económico de Europa occidental permitió a los trabajadores disfrutar de tiempo y de dinero para el ocio, gracias a la reducción de la jornada laboral, la implantación de las vacaciones pagadas y la incorporación de la mujer al trabajo. El progreso de los transportes facilitó el traslado. En España , los factores que favorecieron el desarrollo del turismo fueron la proximidad geográfica a la clientela europea; los recursos naturales, los recursos culturales, el bajo coste por la devaluación de la peseta en 1959; la existencia de infraestructuras y de servicios adecuados a la demanda, y la favorable política estatal. Entre 1973 y 1985 los turistas y los ingresos por turismo seguian creciendo, pero con cierta ralentización con el ritmo mundial. Las causas de esto fue la crisis económica motivada por el encarecimiento del precio del petróleo, que afectó a la demanda europea; y la aparición de nuevos destinos competidores y los problemas que empezó a manifestar la oferta turística española: los precios se encarecieron debido a la inflación y a las subidas salariales y comenzó a producirse un desajuste respecto a las nuevas exigencias de la demanda, que solicitaba calidad en el servicio, en las infraestructuras y en el medio ambiente y una mayor diversificación de las actividades turísticas para dar respuesta al deseo de mayor variedad de opciones, al creciente escalonamiento de las vacaciones a lo largo del año, y al envejecimiento de la población europea.


A partir de 1985, se recupera el ritmo ascendente de turistas y de ingresos turísticos gracias al ingreso de España en la Comunidad Europea y el inicio de la reconversión hacia un nuevo modelo turístico basado en la calidad y sostenibilidad que requiere unas mejoras para atraer a una clientela de mayor poder adquisitivo. Las causas de  la crisis del modelo turístico son los problemas de la oferta turística española y la aparición de nuevos destinos turísticos competidores; dando lugar a un modelo turístico con una oferta abundante y barata más que en una oferta de calidad, clientela de nivel medio, fuerte dependencia de tour operadores extranjeros y falta de consideración por el impacto medioambiental del turismo.Los factores que potencian el nuevo modelo son: la calidad de la oferta en cuanto a servicio e infraestructuras, la diversificación de la oferta, la promoción del turismo por el gobierno central y por los gobiernos autonómicos y locales y la sostenibilidad medioambiental. Las consecuencias de la afluencia de visitantes y de ingresos turísticos a lo largo de este periodo son: 

Demográficas:

el turismo incrementa los efectivos de población y aumenta la población empleada en el sector  terciario y en la construcción. 

En el poblamiento:

extiende el poblamiento urbano y favorece la formación de conurbaciones y suele provocar alta densidad de construcción y especulación del suelo. 
Económicas:
crea empleo y es uno de los principales pilares de la prosperidad económica española, contribuye a desarrollar y modernizar la red de aeropuertos y a potenciar los vuelos irregulares. Políticas, culturales y sociológicas:
El turismo fomenta el acercamiento entre los pueblos y el contacto entre culturas, favoreciendo así el entendimiento político entre los estados.
En la ordenación del territorio: 
ordena los espacios próximos en función de sus necesidades lo que conlleva a alteraciones en el medio y en el paisaje, transformaciones económicas y conflictos por el uso del suelo y de los recursos.
Medioambientales;
Urbanización incontrolada en espacios naturales, con la destrucción de bosques y de ecosistemas; contaminación atmosférica, de aguas y playas.


El turismo son las actividades que desarrollan las personas en los viajes que realizan cuando salen de su entorno habitual durante menos de un año. Tiene tres modalidades: turismo receptor; proceden del extranjero, interno; lo realizan los nacionales dentro de su país y emisor; los nacionales que viajan al extranjero.                                                                                                                                               

Los Recursos turísticos de España: naturales; comprenden una gran variedad de relieves, playas, climas con veranos secos y calurosos, espacios naturales protegidos… Recursos culturales; monumentos, ciudades históricas, ferias…

El modelo turístico tradicional fue el implantado en 1960 de masas de sol y playa y los factores que lo consolidaron fueron externos: desarrollo de Europa occidental y septentrional y el progreso del transporte e internos: la proximidad geográfica, excelentes recursos naturales y culturales, el bajo coste y la política estatal. Este modelo turístico tiene una crisis por la aparición de nuevos destinos turísticos y por el encarecimiento de la oferta turística española y aparece un nuevo modelo turístico caracterizado por una oferta turística de calidad dirigida a una demanda con mayor poder adquisitivo. Este modelo depende de la calidad de la oferta, basada en mejor el servicio y las infraestructura, de la diversificación de la oferta, de la promoción del turismo y de la sostenibilidad medioambiental.


industria: La tabla presenta datos estadísticos sobre la producción y consumo de energía primaria en España en  2007 en tantos por ciento, según los datos de la Agencia Internacional de la EnergíaLa energía primaria está constituida por las fuentes de energía tal y como se encuentran en la naturaleza, sin ninguna transformación. La producción y consumo de energía primaria se basan en fuentes de energía no renovables; desaparecen al usarse para producir energía final.

En la producción española, el 1º lugar lo ocupa la energía nuclear, que se desarrolló entre la crisis del petróleo y el año 1984 como forma de disminuir la dependencia del petróleo. Los problemas de la producción nuclear son la dependencia externa en el enriquecimiento del uranio y en la tecnología, el riesgo de accidentes, y el almacenamiento de residuos radiactivos. El 2º lugar en la producción de energía primaria lo ocupa el carbón, que procede de 13 grandes cuencas. Los problemas son la difícil extracción del carbón en minas subterráneas, el agotamiento de yacimientos y la baja calidad, los altos precios y la reconversión del sector. La producción de energía hidráulica se localiza donde hay caídas de agua con la suficiente altura y energía. La producción de petróleo y gas natural es insignificante, dada la escasa dotación española en hidrocarburos. El petróleo procede de Tarragona y Ayoluengo y el gas de los yacimientos del suroeste peninsular. La energía primaria obtenida a partir de las nuevas fuentes de energía renovables es escasa, ya que no resultan tan competitivas como las fuentes de energía tradicionales debido a su menor desarrollo tecnológico. Las principales son las minicentrales hidráulicas, el viento y la biomasa. No obstante, las tienden a aumentar su participación en la producción energética, ya que son inagotables y limpias; reduce la dependencia del petróleo; y tiene un elevado grado de dispersión. Por eso, el nuevo Plan de Energías Renovables 2005-2010 se propone incrementar la producción energética con este tipo de fuentes.


El consumo de energía primaria en España se basa en el petróleo, utilizado para obtener derivados para el transporte y la industria, y para obtener  electricidad en centrales de fuel-oil. El consumo de gas natural, se ha incrementado considerablemente, por su alto poder calorífico, su precio más bajo y menor contaminación. El consumo de energía hidráulica se mantiene estabilizado. Se basa fundamentalmente en la producción de electricidad, que compite con la demanda de agua para el consumo agrario y de los hogares. El consumo de carbón tiende a reducirse. Se emplea en la producción de electricidad en centrales térmicas, y en la industria siderúrgica y en la construcción. El consumo de energía nuclear es  estable. Se destina a la producción de electricidad y a usos como la medicina. El consumo de las nuevas fuentes de energía renovables es muy reducido, aunque tiende a incrementarse, dado que el nuevo Plan de Energías Renovables se ha propuesto que en 2010 alcancen el 12,5% del consumo de energía primaria, incluyendo la energía hidráulica. Su destino principal es proporcionar energía eléctrica, térmica o mecánica.

El autoabastecimiento energético de España es muy escaso. La energía nuclear, la hidráulica y las nuevas fuentes de energía renovables permiten un autoabastecimiento del 100% pero escasos porcentajes de autoabastecimiento del carbón, petróleo y  gas natural, obligan a realizar costosas importaciones que implican dependencia externa en el abastecimiento y un coste mayor en la producción económica. Frente a estos problemas, se crearon los Planes Energéticos Nacionales cuyos objetivos son: Lograr acuerdos de cooperación con los países productores de petróleo y gas natural, diversificando los abastecedores y las fuentes de energía utilizados de forma que se asegure el abastecimiento, Abaratar el coste de la energía, mediante la liberalización del mercado,obligatoriedad de consumo de carbones nacionales, fomentar el ahorro y la eficiencia en el uso de la energía y reducir los efectos contaminantes e impulsar el crecimiento de las energías contaminantes.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *