Discontinuidades de la corteza terrestre

Share Button
TEMA 3
LOS ESPACIOS NATURALES
La estructura interna de la Tierra
El núcleo se extiende desde los 2900 kilómetros de profundidad, discontinuidad de
Gutemberg
, hasta el centro del globo terrestre, a unos 6371 Km.
núcleo externo, líquido, hasta los 5.100 kilómetros, discontinuidad de Lehman, y un núcleo interno, sólido, que llega al centro del planeta, a los 1271 Km. Que faltan
El manto, con un espesor de 2.860.000 metros, es la capa que ejerce gran influencia sobre la corteza, encontrándose entre 1500º y 5000º C de temperatura. En ella se originan muchos de los fenómenos, volcanes, seísmos y otras orogenias que la afectan. A 2.900 Km de profundidad (discontinuidad de Gutemberg)
Y hacia el exterior, se inicia el manto interno que alcanza un espesor de 2.200.000 metros. A esta profundidad de 700.000 metros de la superficie termina el manto externo, cuyo espesor es de 660.000 metros, donde se encuentra la discontinuidad de Mohorovicic.
Desde la superficie al inicio del manto, a unos 40.000 metros de profundidad, tenemos la corteza.

Carácterísticas del manto

La energía necesaria para producir efectos tan importantes como las fuerzas orogénicas y el deslizamiento de placas que afectaron a los continentes levantando cadenas montañosas se debieron, según el científico Vening-Meinesz, a corrientes de convección procedentes del manto que determinaron en la corteza zonas de compresión y de tensión.
La Corteza y sus Capas
En general la corteza, con una edad de 4000 millones de años, remontándose a los primitivos tiempos de la consolidación del planeta, tiene una profundidad de unos 38.000 metros de espesor. En los fondos oceánicos puede que no llegue a alcanzar los 10.000 metros de espesor.

En las áreas continentales puede llegar hasta los 40.000 metros

El estudio de la corteza terrestre tiene interés para el estudio de los paisajes porque es cambiante y dinámica. Así, por ejemplo, donde en el pasado hubo un fondo marino, en la actualidad puede existir una montaña.
Capas de la corteza
Corteza oceánica o sima->
Es una capa continúa que está inmediatamente debajo de las otras dos capas.
En los fondos oceánicos, en ausencia de las otras dos capas, aflora directamente bajo el agua.
La terminología antigua la denomina sima debido a que los componentes mineralógicos son fundamentalmente silicatos magnésicos.

El límite inferior de esta capa determina el de la corteza y el inicio del manto. Esta línea se conoce con el nombre de discontinuidad de Mohorovicic


Corteza continental o sial->


Es una capa discontinua y recibe el nombre de sial, porque sus componentes son silicatos de aluminio y rocas de composición similar al granito.
Esta capa queda limitada a las zonas continentales donde alcanza espesores entre 15 y 20 km.

Capa sedimentaria superficial->


Capa discontinua, presente o no en continentes y fondos oceánicos, que esta formada por rocas sedimentarias.
Cuando existe puede alcanzar un espesor de varios miles de metros en áreas continentales y un máximo de mil metros en los fondos marinos.
Los movimientos de la corteza terrestre
Los movimientos internos de la corteza terrestre se agrupan en la tectónica de placas y las fuerzas orogénicas.

La tectónica de placas y las fuerzas orogénicas: los plegamientos

La corteza terrestre está formada por placas litosféricas que se desplazan, en profundidad, a través de movimientos lentos sobre el magma.
Además, durante las grandes fases de la historia terrestre, han actuado diversas fuerzas orogénicas que han colaborado a plegar o cambiar la posición de los materiales originando los relieves de la superficie terrestre.

Durante el Arcaico se produjeron los zócalós o escudos que, en la actualidad, forman regiones en forma de meseta o escudos propiamente dichos, como el escudo canadiense, el escudo escandinavo, el escudo de la India.

A lo largo de la era Primaria o paleozoica, las fuerzas orogénicas se manifestaron muy activas en sus dos plegamientos.
El primer plegamiento, el Caledoniano, tuvo lugar a fines del Silúrico y comienzos del Devónico.

El segundo, el Herciniano, se produjo hacia la mitad del Carbónífero, afectando, entre otras regiones, a Europa meridional y central. Más tarde, estas cordilleras paleozoicas fueron arrasadas.
De ellas quedan algunos vestigios como la Meseta española y su Sistema Central, el Macizo Gallego, el Macizo Central francés, los Vosgos, la Selva Negra y las Ardenas.
Durante la Era Secundaria, entre estas montañas de origen primario existieron mares donde se fueron depositando acumulaciones de fragmentos de materiales (geosinclinales)
por lo que se considera un largo período de descanso orogénico.
A principios del Terciario, un potente movimiento orogénico, el alpino, que continúo durante el Oligoceno y el Mioceno, levantó, con estas acumulaciones de fragmentos, la mayoría de las cordilleras actuales. Por ejemplo, los sedimentos acumulados en el geosinclinal del Tetys, situado entre el continente euroasiático y africano, creó los relieves europeos, Pirineos y Alpes, los Cárpatos, los Balcanes y el Atlas africano.

Los plegamientos y su papel en la estructura de los relieves

Los desplazamientos de las placas y las fuerzas orogénicas comprimieron los sedimentos, que se plegaron de diferentes formas según la plasticidad de los materiales, dando relieves diversos de forma anticlinal y sinclinal que es cómo los distingue la Geología.

Tipos de pliegues

Pliegue recto-> Si el empuje fue débil, los sedimentos se ondularon regularmente.
Pliegue inclinado-> el empuje fue muy violento los pliegues se inclinaron.
Pliguees tumbados-> En ocasiones, empujes violentos dieron lugar a que unos pliegues se montaran encima de otros.

Fallas, fracturas o grietas


Fallas, resultado del deslizamiento vertical de uno de los bloques, producíéndose un desnivel. El desnivel es lo que se denomina escarpe de falla y el plano de deslizamiento, a veces muy pulido, es el espejo de falla.

Las rocas cristalinas, en cambio, no pudieron plegarse debido a su rigidez, pero al estar sometidas a la presión de las placas se rompieron, formando grietas o fracturas.

Los zócalós

Formados por materiales muy antiguos, constituyendo el basamento de antiguas montañas paleozóicas arrasadas por la erosión. Los materiales de los zócalós han quedado estables o quietos, contribuyendo a formar las montañas actuales. Pero los zócalós, también quedaron ocultos bajo el peso de depósitos sedimentarios.
Son los zócalós fosilizados, denominados así a diferencia de otros zócalós que, al quedar al descubierto, se denominan zócalós exhumados.
Es cuando, con los plegamientos, algunos fragmentos del zócalo quedaron englobados entre materiales más modernos, por ejemplo, del secundario (sedimentarios) y surgen entre éstos.

Mesetas y llanuras

Son partes de la superficie de la Tierra que aparecen planas o regularmente niveladas. En ocasiones, abarcan decenas de miles de kilómetros cuadrados. Generalmente, cuando esta superficie plana y nivelada es relativamente más alta que las áreas próximas, nos encontramos ante un paisaje denominado meseta. Las mesetas, o altiplanicies, surgen después de un período de erosión bastante profundo
realizado por ríos separados entre ellos lo suficiente para que se forme un escarpe que eleve el terreno.
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.