Clima seco estepario

Share Button

ARIDEZ

Se trata de un mapa temático de coropletas en el que se representa la aridez en España según las distintas regiones.

La aridez es la relación entre el calor y la humedad en un espacio determinado. Aumenta con la temperatura – a más temperatura mayor evaporación o transformación del agua en vapor- y la escasez de precipitaciones. Por tanto, es  una situación de déficit hídrico grave a causa de la escasez de precipitaciones y de las altas temperaturas.El mapa utiliza el índice de De Martonne que se utiliza para calcular la aridez general de una zona, y que se calcula de la forma siguiente: el total de precipitación divido entre la temperatura media anual más diez. Se habla entonces de zona húmeda, semihúmeda, semiárida, esteparia y desértica (leyenda del mapa).Existen otros índices para medir el grado de aridez de un territorio. Por ejemplo el índice de Gaussen establece que un mes es seco cuando el doble del valor de las temperaturas es igual o superior a las precipitaciones medidas en mm. También se puede medir la aridez por el índice de Lautensach que considera mes seco aquel que tiene una precipitación inferior a 30 mm. Así, según el número de meses secos de una zona se clasifica por su grado de aridez.
Según su distribución en la penínsulase diferencian las siguientes zonas.

Región húmeda (>30)

Corresponde a Galicia, las comunidades del Cantábrico (Asturias, Cantabria y País Vasco)  y la zona pirenaica al norte de las comunidades de Navarra, Aragón y Cataluña (excepto en el Noreste). No hay ningún mes con déficit de agua. Las causasque explican este hecho son: El clima oceánico, que afecta  casi toda esta zona, recibe precipitaciones abundantes y bastante regulares, debido a que por su latitud se encuentra casi todo el año bajo el efecto de las bajas presiones (borrascas atlánticas) y del Frente Polar que viene asociado a ellas. Además, está abierta a la influencia de masas de aire marinas, muy húmedas, que al chocar con los relieves montañosos cercanos y paralelos a la costa  (Cordillera Cantábrica y Montes Vascos) producen abundantes precipitaciones de carácter orográfico. En verano tiene lugar un mínimo relativo de precipitaciones debido al desplazamiento hacia el norte del anticiclón de las Azores, aunque no hay aridez.El clima de montaña,  que afecta a las áreas  pirenaicas y a las mayores altitudes de las demás cordilleras del Norte,  está determinado por la altitud que hace descender la temperatura (menor evaporación) y aumentar las precipitaciones especialmente en la ladera expuesta a los vientos que llegan del Atlántico.

Región semihúmeda(20-30)

Abarca una estrecha franja al sur de zona húmeda,  el resto de los sistemas montañosos peninsulares (Sistema Central, Sistema Ibérico, etc…), el Valle del Guadalquivir y las sierras de las islas Baleares (Sierra de Tramuntana en Mallorca y Menorca).En esta área ya existe algún mes árido, aunque no más de tres, y aún se alcanza algún exceso de agua. Las causas de ello son: esta zona en la que predominan las relieves montañosos-, incluida en el clima mediterráneo, se ve afectada en verano por el anticiclón de las Azores que explica la aridez estival, pero la altitud hace descender la temperatura (menor evaporación) y aumentar las precipitaciones y convierte a estos sistemas montañosos en islotes de humedad dentro de la España seca. . En cuanto a la depresión del Guadalquivir su humedad se debe a la influencia que provoca el mar en ella ya que se encuentra abierta hacia el mar.

Región semiárida(10-20)

Comprende las cuencas sedimentarias del interior de la Meseta (Duero, Tajo y Guadiana), las depresiones exteriores (Ebro y Guadalquivir), la franja litoral mediterránea hasta el Cabo de la Nao, la costa mediterránea granadina y malagueña y la depresión central o Pla de Mallorca.  En esta zona empieza el límite de la sequía y ya no hay superávit de agua, aunque los meses áridos no pasan de seis.  Las causasson:En las zonas interiores de la Meseta, incluidas dentro del clima mediterráneo continentalizado,el encerramiento entre relieves montañosos y el predominio de situaciones anticiclónicas a lo largo del año, que aportan tiempo seco: en verano, el anticiclón de las Azores y, en invierno, el anticiclón térmico del interior peninsular, formado por el enfriamiento excesivo del suelo. Además, el relieve llano no favorece los movimientos ascendentes del aire para que se produzcan precipitaciones.
Las precipitaciones tienen lugar en las estaciones equinocciales –primavera y otoño- cuando se debilitan las situaciones anticiclónicas propias del verano y del invierno y es más frecuente la llegada de borrascas atlánticas con frentes asociados.En la  franja costera mediterránea,  el carácter semiárido se debe a que las borrascas atlánticas  llegan muy debilitadas por la gran anchura de la de la Península y la presencia de relieves montañosos paralelos  a ella, quedando a sotavento del aire húmedo del oeste que es el predominante.

Región subdesértica o esteparia (5-10)

Incluye la franja costera del sureste peninsular (Alicante, Murcia y Almería), caracterizada por tener de 7 a 11 meses secos. Las causasson, que esta área, incluida en el clima mediterráneo semiárido, subdesértico o estepario, se encuentra al abrigo (a sotavento) de las borrascas atlánticas gracias a los relieves de las cordilleras Béticas. Tampoco llegan precipitaciones del este producidas por la depresión del Golfo de Génova y son freceuntes advecciones de aire cálido procedente de África. Sólo las perturbaciones que penetran por el Estrecho de Gibraltar o las que se forman en el mar de Alborán  provocan precipitaciones.

Región desértica (5):>

Se localiza en las Islas Canarias (Lanzarote y Fuerteventura y áreas litorales del resto de las islas). El grado de aridez se debe tanto a las escasas precipitaciones recibidas como a las altas temperaturas dada la baja latitud y proximidad al continente africano. Gran parte del año se hallan tapadas por el anticiclón de las Azores y domina la circulación de los vientos alisios procedentes del NE que llegan siempre cálidos y resecos.
Las consecuencias
de la desigual distribución de la aridez afectan al medio natural y a las actividades humanas.En la España húmeda:
Vegetación de bosque caducifolio, prados o landas. Ríos caudalosos que proporcionan abundantes recursos hídricos aprovechables en centrales hidroeléctricas o para el abastecimiento de industrias y poblaciones. La destacada presencia de prados hace que ganadería bovina, de carne y leche tenga gran importancia, mientras que los cultivos ocupan una pequeña extensión y se destinan principalmente a la alimentación del ganado (maíz y forrajeras). La extensión de bosques naturales o de repoblación (pinos y eucaliptus) otorga un importante papel a la explotación forestal. La belleza del paisaje de la “España verde” es un atractivo para ciertas modalidades de turismo: rural, deportivo, de parques naturales, etc.En la España seca predominan el matorral y el bosque perennifolio. Los ríos son generalmente de caudal escaso e irregular, a veces con crecidas catastróficas. Esto obliga a la realización de obras hidráulicas para regularizar el caudal del río y garantizar el abastecimiento de agua para el regadío agrario, la industria y el consumo humano, que en muchas ocasiones entran en conflicto. La actividad agraria más destacada es la agricultura con notables diferencias entre secano (vid, olivo, cereal, almendros)  y regadío (frutales y hortalizas). Por otra parte, la escasez de precipitaciones estivales y la suavidad térmica en la zona costera atrae a un  turismo masivo de sol y playa.        

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.