Vegetación de costa montaña

Share Button

DOMINIO CLIMÁTICO EUROSIBERIANO

Un dominio bioclimático son áreas con carácterísticas biológicas comunes (vegetación , fauna) asociadas a ciertas carácterísticas no biológicas (clima,

tipografía, Suelo, etc…)

En la Península Ibérica distinguimos entre dos grandes regiones : eurosiberiana asociada a un clima marítimo y mediterránea asociada al clima Mediterráneo.

El dominio eurosiberiano, con un clima oceánico, se caracteriza por unas temperaturas moderadas con amplitud térmica reducida y precipitaciones abundantes y repartidas regularmente a lo largo del año. Afecta a las fachadas occidentales de los continentes entre los 40° y 50° de latitud y,por lo tanto, al norte de la Península ibérica: una franja continua desde Galicia hasta Navarra.

la zona se caracteriza por una elevada nubosidad consecuencia de las borrascas atlánticas asociadas al frente polar. Esta humedad ambiental y la acción termorreguladora del mar provocan a templanza de las temperaturas.

Dentro de este dominio podemos diferenciar dos subtipos: clima oceánico puro y el de transición.

El oceánico puro corresponde a las zonas más próximas al litoral, desde la costa atlántica gallega al País Vasco. Las temperaturas son suaves a lo largo de todo el año con veranos frescos y cortos e inviernos relativamente suaves y una amplitud térmica reducida. La moderación de las temperaturas es debida a la influencia del mar, al dominio de los vientos húmedos del oeste y a la elevada nubosidad y humedad ambiental. Las lluvias son abundantes y regulares, con más de 1.000 mm anuales. La Causa de las lluvias reside en la influencia del frente polar y las lluvias orográficas en las laderas norte y oeste por el efecto Foehn. En verano disminuyen las precipitaciones por el ascenso del anticiclón de las Azores.

El clima oceánico de transición o de interior se da en las zonas septentrionales de la península algo más alejadas de la costa o en la vertiente meridional ( sotavento) de la cordillera cantábrica. Es una franja que va desde el interior gallego a Navarra.


Los contrastes térmicos son algo mayores por la continentalidad, con inviernos más

fríos y veranos más cálidos. Las precipitaciones son menos abundantes, entre 1.000 y 800 mm anuales, porque la cordillera cantábrica protege del paso de las borrascas atlánticas. Las formaciones vegetales potenciales en este clima ociánico son las propias del dominio Eurosiberiano.
Predominan los bosques de frondosas caducifolias como el roble y el haya, ésta más resistente al frío, con sotobosques de helechos. Estos son árboles que compiten por la luz y que necesitan mucha humedad, de troncos altos y lisos y hojas planas que se caen en otoño. A estas especies hay que sumarles algunas introducidas por el ser humano como el castaño o el eucalipto. En las zonas de degradación del bosque encontramos un sotobosque de landas y praderas herbáceas.

En la zona de transición al clima mediterráneo nos encontramos con un bosque de frondosas marcescentes , como el rebollo o el quejigo, en los que la hoja amarillea

en otoño, pero permanece unida al árbol hasta que salen los nuevos brotes en primavera. Son especies que resisten temperaturas más extremas y precipitaciones más escasas.


DOMINIO BIOCLIMÁTICO MEDITERRÁNEO

Un dominio bioclimático  es un territorio que comparte unas carácterísticas bióticas (vegetación y fauna ) comunes, ligadas a determinadas rasgos abióticos (clima, relieve , suelos, etc.) En la península ibérica diferenciamos dos grandes dominios: el eurosiberiano , ligado al clima oceánico ; y el Mediterráneo , vinculado al clima del mismo.

El dominio Mediterráneo  se localiza en las fachadas occidentales de los continentes entre los 30º y los 40º de latitud .Comprende la mayor parte de la península. Su clima Se caracteriza por la aridez estival ,consecuencia del ascenso latitudinal  del anticiclón de los Azores. Entre otoño y primavera  las borrascas dejan precipitaciones por debajo de los 800 mm . Las temperaturas dependen de la proximidad a la costa, la altitud y la latitud . Así pueden  diferenciarse tres variedades: el clima  Mediterráneo marítimo, el Mediterráneo interior y el Mediterráneo semiárido.

El clima Mediterráneo de interior afecta al interior  de la península : depresiones del Duero, Ebro y Tajo, La mancha , el interior de la depresión del Guadalquivir o el sistema ibérico.  El carácter macizo de la península, la distribución periférica del relieve y la elevada altitud media peninsular provocan una continentalización de las temperaturas.  La amplitud  térmica  es más elevada , con veranos más cálidos e  inviernos más fríos, aunque siempre dependiendo de la latitud y de la altura con inviernos  singularmente largos y fríos en la depresión del Duero o en el sistema ibérico.

La variante semiárida  del Mediterráneo se localiza en el sureste y  el centro de la depresión del Ebro. Las precipitaciones descienden  por por debajo de los 300mm anuales.  La causa de la aridez  es la posición alejada  y el aislamiento montañoso  en el centro  de la depresión del Ebro. En ambos lugares los veranos son cálidos pero la latitud y lejanía del mar hace que los inviernos en la depresión del Ebro sean fríos y en  el sureste peninsular suaves. En el dominio Mediterráneo predomina como vegetación potencial  un bosque de frondosos perennifolias  donde las formaciones más extendidas  son los bosques de encinas , en algunas zonas con suelos síliceos.


 También existen bosques de coníferas como el pino Carrasco . Son árboles de tronco rugoso y hojas coriáceas para evitar la transpiración, que soportan temperaturas altas o largos periodos de sequía. Cuando el bosque se degrada o la aridez es mayor aparecen formaciones de matorral mediterráneo.

Cuando aumenta la humedad y las temperaturas descienden nos encontramos formaciones de transición al dominio euro siberiano, con bosques de frondosas marcescentes, en los que la hoja amarillea en otoño pero permanece unida al árbol hasta que salen los nuevos brotes en primavera.

En las áreas de montaña se produce un escalonamiento de la vegetación en altura.A medida que ascendemos las temperaturas van siendo más frías y húmedas y los suelos más delgados , por lo que la secuencia de vegetación será frondosas perennifolias (encinas , alcornoques…), después frondosas marcescentes  y en las zonas más altas coníferas como el pino, que soporta temperaturas más frías. En las cumbres , donde las temperaturas son extremadamente bajas y los suelos muy delgados , predominan los pastos de montaña.

Existen otras formaciones vegetales que están más condicionadas por los suelos que por el clima, como los bosques de ribera que nos encontramos a orillas de los ríos , donde el agua es abundante debido a la alta humedad del suelo.
Predominan las frondosas  caducifolios (chopos ), árboles de tronco alto y liso y hoja plana .


LOS RECURSOS HÍDRICOS

El agua es un recurso imprescindible para la vida y, por ello también para las actividades humanas. Su compresión combina dos aspectos esenciales: por un lado, el funcionamiento natural del ciclo del agua y por otro lado la gestión que la sociedad realiza de este recurso. En España el acceso al agua constituye uno de los problemas territoriales más importantes, debido a la diversidad climática y los problemas de acceso.

Los recursos son  la cantidad de h2o disponible para el consumo. Están en depósitos de agua dulce que están disponibles para satisfacer las necesidades humanas. Los recursos hídricos provienen principalmente del agua de las precipitaciones o también de los ríos que son el principal recurso de los lagos y humedades, y de los acuíferos o aguas subterráneas, que tienen una extracción muy delicada. Todos ellos conforman la hidrografía peninsular.

También encontramos la vertiente hidrográfica, que es el conjunto de cuencas que vierten sus aguas al mar. Hay tres vertientes: la vertiente cantábrica que está dentro de la España húmeda debido a la baja evaporación y al tipo de suelo, son de corta longitud ya que nacen en montañas cerca de la costa, son ríos caudalosos y regulares y con una gran fuerza erosiva, en general tienen un régimen pluvial oceánico. En la vertiente atlántica son ríos muy largos ya que nacen cerca del mar Mediterráneo pero desembocan en el Atlántico, tienen un caudal abundante pero un régimen irregular con escasez en verano y crecidas en otoño y una escasa fuerza erosiva. Y por último la vertiente mediterránea que se caracteriza por tener una corta longitud un caudal escaso e irregular, tiene fuerza escasa en verano e importantes crecidas en otoño y también son carácterísticos los torrentes.

La demanda hídrica es la extracción hídrica destinada a suplir necesidades del consumo humano. La demanda de agua presenta importantes diferencias regionales y vivimos su uso en dos tipos: el uso en actividades como el riego 30% el urbano 14% o la industria 6% y los usos como el ocio o el deporte.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.