Relieve germánico

Share Button

1.EL ROQUEDO Y LOS TIPOS DE RELIEVE

3.1 EL ÁREA SILICEA

Está integrada por rocas antiguas de la era precámbrica y primaria. Se localiza mayoritariamente en el oeste peninsular y presenta ramificaciones hacia la parte occidental de la Cordillera Cantábrica, el Sistema Central, los Montes de Toledo y Sierra Morena.

La roca predominante de esta área es el granito una roca que origina distintos tipos de relieve graníticos:

            En uno de los casos el granito se altera químicamente y en profundidad por el agua: sus           cristales se descomponen y se transforma en arenas pardoamarillentas.

            En otro de los casos el granito se altera a partir de las diaclasas o fracturas de la roca. Y           sus formas son según su altitud:

                        En las áreas de alta montaña el agua se filtra por las fracturas de las rocas y, al                         helarse, aumenta de volumen y las rompe y el resultado es la formación de crestas                   y de canchales.

                        En las zonas menos elevadas las formas dependen de la disposición de las                                fracturas. Si las diaclasas son paralelas a la superficie el granito se descama o                          disgrega lentamente y origina un paisaje llamado domo.

                        Si las diaclasas son perpendiculares se forman bolas. Estas pueden quedar                                amontonadas las unas sobre las otras formando berrocales, entre ellos son típicos                     los tores y las rocas caballeras.

3.2 EL ÁREA CALIZA

Está integrada por rocas de la era secundaria. Su localización se extiende por los Prepirineos, los Montes Vascos, el sector oriental de la cordillera Cantábrica, el Sistema Ibérico, parte de la cordillera Costero-Catalana y la cordillera Subbética.

La roca predominante de esta área es la caliza, roca que se disuelve fácilmente con el agua y da lugar al relieve cárstico cuyas formas son:

            Lápices o lenares: surcos o cavidades separados por tabiques más o menos agudos. Los         surcos se forman por las aguas de escorrentía sobre las vertientes o sobre superficies                   llanas con fisuras.

            Gargantas: valles estrechos y profundos, enmarcados por vertientes abruptas, causados          por los ríos.

            Poljés: depresiones alargadas de fondo horizontal enmarcadas por vertientes abruptas. Están recorridos total o parcialmente por corrientes de agua que desaparecen súbitamente       por sumideros o pozos y que continúan circulando subterráneamente.

            Dolinas o torcas: grandes cavidades formadas en los lugares donde el agua se estanca,           pueden unirse con otras formando cavidades de trazado complicado llamados uvalas.

            Cuevas: se forman al infiltrarse el agua y circular subterráneaente por las fisuras del terreno     calizo excavando galerías, en ellas suelen formarse estalactitas.

            Simas: aberturas estrechas que comunican la superficie con las galerías subterráneas.

3.3 EL ÁREA ARCILLOSA

Integrada por rocas sedimentarias de la era terciaria y cuaternaria. Se localiza en las depresiones del Ebro y Guadalquivir y en las llanuras costeras mediterráneas. La roca predominante es la arcilla caracterizada por su escasa resistencia, da lugar a un relieve horizontal ya que los terrenos donde se depositó no han sufrido plegamientos posteriores. Dos tipos de relieve:

            En unos casos los ríos abren valles que separan estructuras horizontales pero estas son            rápidamente desgastadas originando campiñas.

En las zonas donde alternan largos periodos secos y calurosos y no existe protección               vegetal. En ellas se forman cárcavas o surcos estrechos y profundos separados por aristas, que crean una topografía abrupta similar a unas montañas en miniatura.

3.4 EL RELIEVE CAUSADO POR LA EROSIÓN DIFERENCIAL

Cuando los estratos son horizontales: alternativamente duros y blandos, los ríos abren valles que separan amplias plataformas llamadas páramos. Los flancos se erosionan más rápidamente de modo que los páramos se convierten en cerros testigo y en entrecerros cuando desaparece el estrato duro superior. (Ebro y Guadalquivir)

Cuando los estratos están suavemente inclinados: y alternan materiales duros y blandos se forman cuestas formadas por una capa dura y una capa blanda donde la erosión es más rápida.

Cuando los estratos están plegados: se forman dos tipos de relieve:

            El relieve apalachanse: se forma sobre un relieve montañoso herciniano, arrasado y                 aplanado por la erosión, que experimenta un posterior levantamiento que reactiva la    erosión. (Cordillera Cantábrica, Montes de Toledo y Sierra Morena)

            El relieve jurásico: se forma en las cordilleras jóvenes. Está constituido por una alternancia       de pliegues convexos y cóncavos. (Sistema Ibérico, Pirineos y Cordilleras Béticas)

2.LAS GRANDES UNIDADES MORFOESTRUCTURALES DEL RELIEVE PENINSULAR

4.1 LA MESETA

Es una llanura elevada situada a unos 600-800 metros. Se formó en la era primaria por la erosión del antiguo Macizo Hespérico. En la era terciaria la meseta fue deformada y destruida en gran parte durante la orogénesis alpina de modo que dentro de ella puedes diferenciarse tres unidades:

            El antiguo zócalo paleozoico: aflora en las llanuras zamorano-salamantina y extremeña.           Aquí la erosión ha dejado al descubierto los materiales silíceos primarios: granito, pizarra y        cuarcita. El relieve está constituido por penillanuras o superficies de erosión muy               suavemente onduladas, están accidentadas por montes isla, o relieves residuales                  constituidos por rocas más resistentes, están crean profundas gargantas.

            Las sierras interiores: son el Sistema Central y los Montes de Toledo. Se formaron en               la era terciaria por el levantamiento de algunos bloques del zócalo de la Meseta por la             orogénesis alpina. Son de roquedo primario (granito, pizarra, neis) son superficies de                        erosión levantadas.

                        El sistema central: es más alto y divide la meseta por la mitad. Sus sierras más                          destacadas son Somosierra, Guadarrama, Gredos, Peña de Francia y Gata,

                        Los montes de Toledo: son de menos altura y dividen en dos la submeseta sur,              separando las cuencas del Tajo y del Guadiana. Sierra de Guadalupe.

            Las cuencas sedimentarias interiores: son la submeseta norte y la submeseta sur. Se                formaron en la era terciaria por el hundimiento de bloques del zócalo de la Meseta como        resultado de la orogénesis alpina. Primero construyeron lagos y luego se convirtió en un       relieve de páramos, campiñas y cuestas.

                        Los páramos: son superficies estructurales planas y elevadas formadas por los                          estratos duros calizos.

                        Las campiñas: son llanuras bajas suavemente onduladas recorridas por ríos. Se                         forman dnde los páramos han sido erosionados y afloran las arcillas y margas de los                 niveles inferiores.

                        Las cuestas: son zonas inclinadas entre los páramos y las campiñas.

            La cuenca de la submeseta norte (800-850 metros), es más uniforme y está casi totalmente     encerrada entre montañas.

            La cuenca de la submeseta sur (500-700 metros),  se abre al océano atlántico.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *