La inmigración en la actualidad

Share Button

1. La organización de las sociedades: La diversidad social:


Reconocer la existencia de diferencias entre individuos y entre distintos grupos y opciones dentro de un mismo territorio es la base de una sociedad plural.
LA DIVERSIDAD CULTURAL DE LAS SOCIEDADES EN EL MUNDO: La cultura es un conjunto de costumbres, de conocimientos y de formas de vida que un grupo de personas considera como propio y lo diferencia de otros grupos.
La lengua y la religión son elementos fundamentales de la cultura de las personas, al igual que las tradiciones, la historia y las formas de trabajo; todo ello contribuye a crear un sentimiento de comunidad. En ocasiones, la diversidad cultural implica que haya grandes diferencias entre los grupos humanos que habitan en un mismo país o ciudad y, a veces, estas diferencias pueden generar conflictos.
El pluralismo cultural o multiculturalidad, defiende la coexistencia de grupos humanos diversos, y considera que puede representar un enriquecimiento mutuo.

2. La evolución de la sociedad humana:

En el mundo de hoy podemos identificar tres tipos básicos de sociedades: las tradicionales, las modernas y las posmodernas.

A) LAS SOCIEDADES TRADICIONALES:

Las sociedades tradicionales o rurales reciben también el nombre de preindustriales.

Carácterísticas:

-La mayoría de las personas viven en el campo. -Su economía se basa en las actividades agrícolas y ganaderas. -Los comportamientos acostumbran a ser muy estables al estar sujetos a estrictos códigos religiosos y morales.

B) LAS SOCIEDADES MODERNAS:

Las sociedades modernas reciben el nombre de industriales o capitalistas. Carácterísticas:
-Una parte de la población abandona el campo y emigra a la ciudad para emplearse en las fábricas. -Las zonas urbanas crecen. -La burguésía se consolida como clase predominante. -Las leyes y la democracia determinan la forma de gestión política de la sociedad.

C) LAS SOCIEDADES POSMODERNAS:

Las sociedades posmodernas son el resultado de una economía basada en los servicios.

Carácterísticas:

-Sociedades plenamente urbanas. -La gran expansión del sector servicios. -El gran aumento y difusión de las tecnologías de la información y de la comunicación. 

5. Los efectos de las migraciones: Los efectos económicos:

Una parte considerable de los ahorros que los trabajadores inmigrantes consiguen reunir se transfieren a sus familiares, que viven en el país de origen, lo cual supone una importante fuente de ingresos para estos países. Los inmigrantes también reportan beneficios a las economías de los países de destino y favorecen la expansión de la economía. Son personas jóvenes dispuestas a trabajar en las ocupaciones más diversas, de manera que ayudan a revitalizar el mercado laboral interno y el consumo. Los trabajadores inmigrantes también contribuyen con sus impuestos y, a la vez, son un colectivo consumidor importante.

Los efectos sociales:

Una parte considerable de los inmigrantes son personas con una alta calificación profesional o académica. Esta realidad beneficia laboralmente al país receptor a la vez que empobrece al emisor. Los inmigrantes jóvenes acostumbran a tener más hijos que los residentes en el país, de manera que la inmigración contribuye al aumento de la tasa de natalidad.
Se puede observar un aislamiento o concentración en determinados barrios de colectivos de inmigrantes, circunstancia que dificulta su integración.

Los efectos culturales:

Los procesos migratorios comportan retos y dificultades relativos a la integración de los nuevos ciudadanos en la sociedad de destino.

6. España: país de emigrantes, país de inmigrantes: Los españoles emigran:

Las emigraciones tienen una larga tradición en España, tanto las exteriores como las interiores.

La emigración exterior:

Los orígenes de la emigración española se remontan al descubrimiento de América. Esta emigración no resultó masiva hasta la segunda mitad del Siglo XIX, cuando los barcos de vapor permitieron transportar un número elevado de personas. El flujo de españoles hacia América continuó hasta la crisis económica de 1929. A mediados del Siglo XX se produjo un importante movimiento migratorio hacia los países ricos e industrializados de Europa. Andaluces y gallegos, seguidos en menor número por castellanos, buscaron una nueva vida en Alemania, Suiza, Francia o Bélgica. La crisis económica de 1975 supuso el final de esta emigración exterior e incluso provocó la vuelta de una parte de los emigrantes.

Emigraciones interiores:

Empezaron a finales del Siglo XIX. Cataluña y el País Vasco recibieron hombres y mujeres procedentes de las zonas rurales del país. También en ese periodo se registraron importantes flujos migratorios dentro de cada provincia española, desde las zonas rurales hacia las ciudades, sobre todo a la capital. 

España, país de inmigrantes:

El crecimiento económico de España, especialmente a partir de la década de 1990, convirtió al país en receptor de inmigración. España presentaba durante la primera década del Siglo XXI una de las tasas de inmigración más altas del mundo. Sin embargo, la situación ha cambiado en los últimos cinco años.

¿DE DÓNDE PROCEDEN LOS INMIGRANTES RESIDENTES EN ESPAÑA?:

Parte de los inmigrantes llegan a España huyendo de la pobreza, de la guerra o de unas condiciones políticas inestables.


España, país de inmigrantes:


El crecimiento económico de España, especialmente a partir de la década de 1990, convirtió al país en receptor de inmigración. España presentaba durante la primera década del Siglo XXI una de las tasas de inmigración más altas del mundo. Sin embargo, la situación ha cambiado en los últimos cinco años.

¿DE DÓNDE PROCEDEN LOS INMIGRANTES RESIDENTES EN ESPAÑA?:

Parte de los inmigrantes llegan a España huyendo de la pobreza, de la guerra o de unas condiciones políticas inestables.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *