geografia

Share Button

EL SECTOR PRIMARIO:


El sector primario es el que comprende las actividades económicas
que extraen recursos directamente de la naturaleza. Estas actividades
son: la agricultura, la ganadería, la silvicultura, la pesca y la apicultura.
La agricultura es la actividad económica más importante del sector
primario, puesto que emplea al 26% de la población mundial en edad
activa. La proporción de población empleada en el sector primario es
muy exigua en los países desarrollados y mucho mayor en los países
subdesarrollados.
El sector primario aporta solamente el 3% del Producto Interior Bruto
(PIB) mundial. Esta aportación es ínfima en comparación con la
realizada por los sectores económicos secundario y terciario.

El paisaje agrario:


El paisaje agrario es el que resulta de la modificación del paisaje
natural mediante las actividades agrarias realizadas por el ser humano.
Los paisajes agrarios son muy diversos debido a las distintas maneras
en las que pueden combinarse los factores físicos y humanos que los
condicionan.


Los factores físicos que condicionan el paisaje agrario:



El relieve, que condiciona el paisaje agrario de dos maneras: la
altitud y la pendiente. La temperatura disminuye a medida que
ascendemos en altura, de manera que las tierras más aptas para el
cultivo son las situadas a menos de 200 ms. De altitud. Respecto a la

pendiente, las laderas y pendientes empinadas perjudican la
agricultura por la dificultad que supone cultivar en cuesta y por la
erosión que provoca la lluvia. Los suelos están más desarrollados y la
mecanización es más fácil en los terrenos de leve inclinación, como
son las llanuras y los valles.

El tipo de suelo

El suelo es la capa superficial de la tierra, que está
compuesta por materia orgánica y minerales. Los suelos ricos en
nutrientes orgánicos facilitan la práctica de la agricultura.
Aparte de la composición del suelo, también es importante su
textura, es decir, el grosor de sus componentes. Un suelo de grano
grueso (arena) filtra el agua demasiado rápido y esto no favorece a
las plantas. Mientras, un suelo de grano demasiado fino (arcilla)
retiene el agua en la superficie y se agrieta cuando se seca, lo cual
tampoco es favorable para las plantas. Lo ideal para las plantas y el
arado es un suelo de grano medio (limo).

-El clima

Cada planta necesita unas condiciones de temperatura,
humedad e insolación diferentes. Por esta razón, cada regíón
climática permite el desarrollo de un tipo diferente de cultivos. La
agricultura es casi imposible de practicar en los desiertos cálidos, en
los polos y en la alta montaña.


Los factores humanos que condicionan el paisaje agrario:



El parcelario

Una parcela es la porción de terreno donde se
desarrolla la explotación agraria. Las parcelas pueden ser de
diversos tipos en función de su tamaño (latifundios, mesofundios o
minifundios) y de su forma (regular o irregular).

Podemos distinguir dos tipos de paisajes agrarios en función de la
forma de sus parcelas y de cómo son los límites de las mismas. El
primer tipo es el paisaje de campos abiertos (openfield), que es el
espacio agrario dividido en parcelas regulares que no están
separadas por límites físicos claros. Y el segundo tipo es el paisaje
de campos cerrados (bocage), que es el espacio agrario dividido
en parcelas irregulares que están separadas por límites físicos
claros como muros, vallas, setos, filas de árboles …
-Según el aprovechamiento del suelo, podemos distinguir entre
agricultura intensiva y agricultura extensiva. La agricultura intensiva
es la que tiene como meta incrementar el nivel de producción al
máximo por medio del uso de la tecnología, de abonos y químicos
en una extensión de tierra limitada. Su forma extrema es la
agricultura sin suelo (cultivos hidropónicos).
La agricultura extensiva es la que no busca incrementar el nivel de
producción al máximo, haciendo uso de métodos de cultivo más
amigables con el medio ambiente. Esta agricultura suele tener una
productividad menor que la agricultura intensiva y desarrollarse
sobre superficies más extensas.

La variedad de los cultivos

Las explotaciones agrarias
dedicadas a la producción de un único producto reciben el
nombre de monocultivos, mientras que las explotaciones
dedicadas a la producción de dos o más productos se denominan
policultivos.
Los monocultivos tienen como ventaja que permiten producir
alimentos básicos que son demandados en grandes cantidades y a
precios bajos, pero destruyen la diversidad genética de las

especies de plantas y facilitan la dispersión de enfermedades y
plagas. Los policultivos tienen como ventajas el hecho de que son
menos susceptibles a las plagas y favorecen la biodiversidad, pero
requieren más esfuerzo humano.


La agricultura de mercado:


La agricultura de mercado es aquella en la cual la producción está
destinada a ser vendida en su totalidad o mayor parte con el objetivo
de obtener un beneficio monetario. Esta agricultura presenta tres
carácterísticas:
-La mecanización de las labores agrícolas. La introducción de
máquinas como los tractores, los motocultores, etc., han permitido
reducir la cantidad de mano de obra necesaria para llevar a cabo las
tareas agrícolas y realizar éstas de manera más eficiente.
-El uso de técnicas agrícolas avanzadas, tales como los fertilizantes,
la selección de semillas, los productos fitosanitarios, el uso de técnicas
de regadío avanzadas, etc.. Además, el uso reciente de la
biotecnología permite crear nuevas variedades de cultivos
modificados genéticamente.
-La comercialización rápida de los productos agrarios.

Podemos distinguir tres tipos de agricultura de mercado en la
actualidad: la agricultura especializada, la agricultura mediterránea y
la agricultura de plantación.

La agricultura especializada es la propia
de EEUU y gran parte de Europa. Esta
agricultura se basa en grandes
explotaciones (latifundios) dedicados al
monocultivo. El mismo producto se
planta año tras año en estas
explotaciones y sólo se cambia si el mercado lo exige. Por ejemplo, en
EEUU las grandes zonas que se dedican al mismo cultivo se
denominan “cinturones” (belts), de modo que tenemos el cotton belt,
el corn belt, el dairy belt, etc..

La agricultura mediterránea se da en
los países ribereños del Mar
Mediterráneo y en California. Esta
agricultura se basa en el cultivo de
productos de secano en grandes
explotaciones de bajos rendimientos y
en el cultivo de productos frutícolas en huertas de altos rendimientos.
En el caso de la Andalucía oriental, se cultivan productos tropicales
(piña, mangos, aguacate …) en invernaderos en el litoral mediterráneo.
La agricultura de plantación se basa en
el cultivo de productos tropicales muy
demandados por los países ricos (café,
cacao, azúcar, te, tabaco …) en grandes
explotaciones situadas en los países
tropicales de Latinoamérica, África y


Asía meridional. Las plantaciones suelen usar mano de obra
abundante y barata porque estos cultivos son difíciles de mecanizar.

La agricultura socialista:


La agricultura socialista es la que se da en aquellos regíMenes
totalitarios como la Uníón Soviética o la República Popular de China
donde el Estado planifica la economía mediante planes y es el
propietario de los medios de producción, incluída la tierra.
En la Uníón Soviética, el dictador Stalin ordenó la confiscación de
todas las tierras en manos privadas de campesinos enriquecidos (los
kulaks) y su traspaso a dos nuevos tipos de explotaciones agrícolas:
los sovjoses y los koljoses.
Los sovjoses son explotaciones agrícolas gestionadas directamente
por el Estado, en las que todos los medios de producción y las
cosechas obtenidas pertenecen íntegramente al Estado. Los
trabajadores de los sovjoses tienen la mera condición de empleados.
Los koljoses son cooperativas en las
que los medios de producción (excepto
la tierra) son propiedad colectiva de los
campesinos que las componen y la
producción obtenida es propiedad del
koljós. Éste debía entregar una cuota de
su producción al Estado y la parte
restante podía repartirla entre sus miembros para cubrir sus propias
necesidades.


La agricultura de subsistencia:


La agricultura de subsistencia es aquella en la cual la mayor parte
de la cosecha está destinada al consumo de las mismas personas que

la produjeron, en lugar de ser comercializada. La agricultura de
subsistencia está relacionada a menudo con la agricultura familiar,
debido a que los grupos de agricultores que practican la agricultura
de subsistencia suelen pertenecer a un mismo grupo familiar.
Podemos diferenciar tres tipos de agricultura de subsistencia:


La agricultura itinerante, que es
practicada por algunas tribus en la
cuenca del Amazonas, Centroamérica,
África Central y Asía meridional. Esta
agricultura consiste en la deforestación
de una zona del bosque y en la quema de
los árboles, arbustos y hierbas que la habitan para que las cenizas
aporten fertilidad al suelo. La tribu practica un policultivo sobre la
tierra quemada y la abandona varios años después, cuando se ha
agotado su fertilidad, para repetir el mismo proceso en otra zona del
bosque.


La agricultura sedentaria de secano es
practicada por comunidades que habitan
en la sabana tropical africana. Éstas
practican una rotación de cultivos, tales
como mijo, cacahuete, sorgo, etc.. Una
hoja de la explotación se deja en
barbecho para que la tierra repose y el ganado la use como pasto.

La agricultura irrigada monzónica

Es
practicada por comunidades sedentarias
en los valles fluviales y en las laderas de
las montañas del Asía meridional y
suroriental. Esta agricultura consiste en

el cultivo del arroz, aprovechando la inundación causada por las
lluvias traídas por los monzones.
El arroz es una planta que produce dos cosechas, una en verano y
otra en invierno, lo que permite alimentar a un gran volumen de
población. Las altas densidades de población en el Asía Meridional y
Suroriental obligan a cultivar todas las tierras disponibles, incluso a
crear bancales en las laderas de las montañas para aumentar la
superficie cultivada.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *