Ensanche geografía

Share Button

Comentario del plano de Bilbao.

El plano urbano es la representación cartográfica de los espacios construidos y libres de la ciudad, en este caso de la ciudad de Bilbao. Bilbao, presenta un plano complejo en el que pueden distinguirse las distintas áreas correspondientes a la historia de su desarrollo urbano: el casco antiguo, el Ensanche y la periferia.

  1. El casco antiguo: Bilbao inicialmente se asienta en un emplazamiento estratégico en la orilla del río Nervión cuya historia se inicia en la Edad Media cuando Don Diego López de Haro le concede el título de Villa mediante una Carta Puebla. Bilbao era un enclave comercial no sólo para los peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela, sino sobre todo como puerto del que salían para otros puertos europeos la lana procedente de Castilla y otras mercancías explotadas en las cercanías del río Nervión, como el hierro de sus minas o la madera de sus bosques.

Inicialmente el centro de actividad, sobre todo de carácter minero y de trabajo en las ferrerías, estaba en la margen izquierda, Bilbao la Vieja. Pero con la fundación de la Villa el centro de actividad pasó a la margen derecha constituyéndose lo que hoy se conoce como el Casco Viejo, centrándose en la actividad mercantil portuaria. Se trataba de una edificación de tres calles paralelas a la que se añadieron otras cuatro en el siglo XV creando las Siete Calles. La villa fue protegida con la construcción de una muralla que enlazaba diversas casas torre. La muralla sería derribada progresivamente con posterioridad a medida que se iban produciendo nuevos ensanches en el casco antiguo.

El plano es ortogonal, de calles rectas y paralelas entre sí. La trama poco a poco se va convirtiendo en cerrada como consecuencia de la progresiva densificación. En la actualidad presenta una trama cerrada de edificios de cuatro o cinco alturas. El uso del suelo era en un principio de uso residencial, sin descartar el uso comercial y multifuncional del mismo. Sobre todo a partir de la época industrial desde mediados del Siglo XIX, combinó el uso residencial de la burguésía con el uso de la actividad terciaria (comercio, bancos…). Con la construcción del ensanche en el Siglo XIX, la burguésía abandonaría en gran parte el casco antiguo, y pasaría a ser habitado por clases menos acomodadas.

Destacan en el Casco Viejo numerosos edificios emblemáticos, la catedral de Santiago, levantada en el Siglo XIV sobre una antigua ermita gótica; la iglesia de San Antón, que se edificó también en el Siglo XIV en el lugar que ocupaba un antiguo alcázar, y el puente del mismo nombre que uníó a Bilbao la Vieja con el casco antiguo. A mediados del Siglo XIX se construyó la Plaza Nueva, plaza porticada de estilo neoclásico que constituyó el centro de la ciudad antes de la realización del ensanche. Destacan edificios historicistas, como el Mercado de la Ribera, la Biblioteca de Bidebarrieta, la Estación de Atxuri o el Teatro Arriaga (construido a finales del Siglo XIX e inspirado en la Ópera de París).

Losa problemas que afectan al Casco Antiguo son el deterioro y progresivo envejecimiento de los inmuebles, para lo que se han llevado a cabo en las últimas décadas numerosos trabajos de rehabilitación y la peatonalización de las calles.

b) El ensanche: Como consecuencia del crecimiento de la población y el auge de la industria y con motivo de la llegada del ferrocarril, en el último tercio del Siglo XIX, Bilbao necesita nuevos espacios para acoger a la población que viene de otras regiones. Se hicieron varios proyectos, pero finalmente se llevó a cabo el ideado por los arquitectos Alzola, Achúcarro y Hoffmeier. En esta expansión urbana hay que distinguir entre el ensanche burgués, los barrios obreros e industriales y los barrios ajardinados.

  • El ensanche burgués se extiende por la margen izquierda de la ría a través del puente del Arenal, que lo une con el Casco Antiguo. Surge al amparo de las ideas burguesas: orden (reflejado en el plano regular en cuadrícula), higiene (alcantarillado, espacios verdes…) y obtención de beneficios en la construcción de viviendas. En un principio la trama fue abierta, pero poco a poco fue desificándose y se construyeron áticos y buhardillas. El uso del suelo del ensanche fue en los inicios residencial para la burguésía, fue poco a poco cambiando a un uso terciario (comercio, bancos,hoteles…).

La Gran Vía es la arteria de este nuevo ensanche de calles rectas, cuyo centro está en la Plaza Elíptica. En este nuevo ensanche surgen edificios y palacetes de estilo historicista (Palacio de la Diputación, Palacio de Chávarri, Alhóndiga, edificio de la Bolsa…).

  • Dentro de esta expansión urbana, y al amparo de la industria siderometalúrgica (Altos Hornos de Vizcaya), y naval (astilleros de La Naval de Sestao y Euskalduna) surgieron numerosos barrios obreros e industriales, donde se asentaban las industrias y los obreros que procedían del interior de la península, en el extrarradio del ensanche o a lo largo de carreteras que partían de la ciudad. Este tipo de edificaciones tenía poca planificación urbana y viviendas de escasa calidad, con plano más o menos irregular y de trama cerrada, con alta densidad de población y acogía a gran cantidad de obreros dado que su edificación era vertical. Muchos se establecieron en el extrarradio del ensanche (Basurto, Zorroza, Santutxu, Bolueta…). La mayor parte de estos barrios se establecieron en núcleos periféricos, formando una conurbación con las poblaciones que se hallaban cerca de las grandes industrias de las orillas de la ría (Barakaldo, Erandio, Portugalete…). Surgen también algunos barrios de carácter marginal y hacinado cerca de las minas (La Arboleda, Ortuella…).


Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.