Sector industrial de alta tecnología de punta

Share Button

TEMA 9 (10 PAU). LA ACTIVIDAD INDUSTRIAL
Enunciado Selectividad: Factores de la actividad industrial.
Principales sectores industriales en la actualidad. Distribución geográfica de la industria en España.
INTRODUCCIÓN. CarácterÍSTICAS GENERALES DE LA INDUSTRIA ESPAÑOLA
El sector secundario incluye las actividades económicas que se basan en la transformación de los bienes y recursos que se extraen del medio físico en bienes de consumo y en energía, incluyéndose en el sector también la minería por su importancia industrial. España se incorporó tardíamente a la primera revolución industrial del Siglo XIX. A partir de los años sesenta del Siglo XX, España se convirtió ya plenamente en un país industrializado.
En 2020, el sector secundario aportó algo menos del 20% del PIB español. Ese mismo año empleó a 2,7 millones de personas (el 11,7% de la población ocupada de España. El empleo industrial ha ido en descenso desde 1975. Esto se explica por:
∙ Introducción de tecnología, por lo que no se necesitan tantos trabajadores.
∙ La deslocalización de fábricas en terceros países.
∙ La propia crisis del sector industrial que ha afectado a industrias con mucha mano de obra o muy contaminantes. ∙ Trasvase de trabajadores hacia el sector terciario.

No obstante, la pérdida de peso del sector industrial no impide constatar el crecimiento de la producción gracias al aumento de la productividad. Así la industria acapara más del 53% de las exportaciones españolas. Las previsiones para los próximos ejercicios, esperan una moderada pérdida de dinamismo y más ahora teniendo en cuenta los efectos de la COVID-19.


En el sistema industrial de España se advierten las siguientes carácterísticas:
∙ Consolidación de Madrid y Barcelona como centros más importantes de la industria española.
∙ Declive de los espacios tradicionales de la industria española, se hallan en proceso de retroceso.
Espacios industriales en expansión. En numerosas ciudades españolas se han consolidado áreas de gran importancia industrial. Las áreas de
desarrollo son el eje del Ebro (Pamplona-Zaragoza-Barcelona) y el eje del Mediterráneo (Gerona-Murcia).
∙ Los espacios de industrialización escasa se corresponden con las zonas interiores de la Península y algunas periféricas.
FACTORES DE LA ACTIVIDAD INDUSTRIAL
La localización de la industria se explica por la conjunción de una serie de factores que permiten un emplazamiento óptimo, que, en general, es aquel que minimiza los costes (aunque para la empresa pública pueden primar factores políticos, como el desarrollo de zonas económicamente deprimidas buscando un mayor equilibrio regional):
∙ Proximidad a las fuentes de energía y materias primas. Fue un factor decisivo de localización durante la 1a Revolución Industrial, cuando el transporte era caro y las infraestructuras escasas e inexistentes.
∙ Mano de obra, cualificación y coste. Es fundamental para los procesos productivos que requieren mano de obra abundante poco cualificada, y en este caso explica la “deslocalización” de muchas fábricas españolas a países menos desarrollados


Capital financiero. La existencia de entidades financieras a nivel local, las ayudas estatales (subvenciones, intereses a bajo coste, …) y las ventajas fiscales (menos impuestos) siguen siendo un factor importante, sobre todo para las pequeñas y medianas empresas.
∙ Transporte y comunicaciones. Disponer de una buena red de transporte y de una accesibilidad rápida y económica es uno de los factores claves de la localización industrial. En cuanto a las comunicaciones, el acceso a Internet es esencial.
∙ Cercanía al mercado de consumo. Es importante para la industria de bienes de consumo, sobre todo de productos perecederos, que prefieren situarse cerca de las grandes aglomeraciones urbanas.
∙ Equipamientos e infraestructuras. La concentración de industrias en un mismo lugar (polígonos industriales, parques empresariales y tecnológicos) permite ahorrar costes a las empresas, sobre todo con la presencia de industrias complementarias y de asistencia técnica.
∙ Cercanía a los centros de decisión. La accesibilidad a la información, el contacto personal de los directivos…, siempre ha sido importante, pero el avance de las telecomunicaciones ha hecho que no sea tan decisivo.

∙ Calidad ambiental. Atrae a ciertas empresas de alto contenido tecnológico
∙ Políticas industriales. La planificación e intervención estatal (mediante subvenciones, exenciones, cesiones de suelo…) han determinado la localización
en espacios concretos.
La localización industrial en España presenta grandes desequilibrios territoriales.


Las desigualdades en el reparto espacial de la industria son a su vez
fuente de otros desequilibrios territoriales en el reparto de la población, en la riqueza, en la dotación de infraestructuras, equipamientos; y en el peso político, que han afectado negativamente a las regiones españolas menos industrializadas.

PRINCIPALES SECTORES INDUSTRIALES EN LA ACTUALIDAD
Las actividades industriales se agrupan en torno a sectores que se identifican por el destino final de los bienes producidos o de acuerdo con la naturaleza u origen de las materias primas utilizadas.
Según el primer criterio, distinguimos entre industrias de base (transforman las materias primas en productos semielaborados que, a su vez, son empleados como materia prima por otras industrias), de bienes de equipo (equipo producen máquinas o herramientas, que son utilizadas por otras industrias en sus procesos fabriles) y de bienes de uso y consumo (transforman materias con distinto grado de elaboración o productos diversos en bienes que son usados o consumidos directamente por la población).
Asimismo, los sectores industriales pueden establecerse considerando sus carácterísticas generales; de este modo, distinguimos entre los sectores industriales tradicionales, los sectores dinámicos y los sectores de vanguardia.

3.1. Sectores industriales tradicionales.
Entre los sectores tradicionales de la industria española incluimos aquellos que tuvieron una importancia capital en todo el proceso de
industrialización contemporánea y que se relaciona con los metales.


La metalurgia básica constituye uno de los principales sectores de la industria española. La industria metalúrgica más destacada del hierro, es decir, la siderurgia, en sus dos modalidades: la siderurgia integral, que obtiene acero en los altos hornos a partir del mineral de hierro, y la no integral, que lo obtiene en hornos eléctricos a partir de la refundición de la chatarra.La metalurgia básica constituye uno de los principales sectores de la industria española. La industria metalúrgica más destacada del hierro, es decir, la siderurgia, en sus dos modalidades: la siderurgia integral, que obtiene acero en los altos hornos a partir del mineral de hierro, y la no integral, que lo obtiene en hornos eléctricos a partir de la refundición de la chatarra. La industria siderúrgica se consolidó en el País Vasco, para luego extenderse al Mediterráneo (Altos Hornos del Mediterráneo) y a Asturias (ENSIDESA). Tuvo un gran impulso en las actuaciones llevadas a cabo por el Instituto Nacional de Industria, que construyó grandes acerías, explotadas por empresas públicas. Su sobredimensionamiento con relación a las necesidades españoles fue una de las causas que originaron su crisis. La siderurgia no integral, en cambio, responde a una estructura empresarial de menor tamaño y que su ámbito de implantación se extiende también a Navarra, Asturias y Cataluña.

Muy relacionada con la industria siderúrgica está la de transformados metálicos, que fabrica una gama de productos que abarca desde la ferretería hasta la maquinaria.
La construcción naval es otro de los sectores más importantes de nuestra industria tradicional. Por iniciativa del INI se construyeron grandes astilleros en enclaves significativos del litoral (Ferrol, Cádiz). 


Su estructura empresarial era la de grandes empresas públicas (Empresa Nacional Bazán) especializadas en la construcción de buques petroleros y graneros, y con los cuales España ocupó un lugar de privilegio en la lista de países constructores. Además de los grandes astilleros, existen empresas de menor tamaño dedicadas a la construcción de barcos de pesca o de recreo. La crisis del petróleo afectó a la industria de construcción naval. A partir de 1990 descendíó la construcción de barcos y el sector concluyó una dura reconversión industrial, que generó desempleo y cuyos efectos sociales trataron de paliarse con incentivos y concesión de zonas de urgente reindustrialización (bahía de Cádiz). Los sectores de la industria textil, del cuero y del calzado son muy importantes en el tejido industrial español. La industria textil catalana constituyó uno de los pilares de la industrialización, aunque con el correr de los tiempos experimentó cambios profundos, unos relacionados con la sustitución de las fibras orgánicas (lana, lino, algodón) por fibras de origen químico, y otros relacionados con la reestructuración de las empresas, que han aumentado de tamaño al concentrarse multitud de pequeñas fábricas en unidades de producción más competitivas.

3.2. Otros sectores industriales.
Otros sectores industriales, como los de automoción, químico y agroalimentario, presentan un mayor dinamismo, que procede de su condición de abastecedores de bienes y productos absolutamente imprescindibles en el funcionamiento de la propia sociedad industrial. Por lo general, son actividades con un alto componente tecnológico, tributarias de grandes inversiones y capital multinacional, y de grandes instalaciones fabriles.


∙ El sector del automóvil se desarrolló en España en la década de 1960, siendo uno de los impulsores del crecimiento económico. Prosperó bajo la protección estatal y al amparo de las inversiones realizadas por grandes marcas multinacionales y por el INI. España cuenta con importantes plantas de fabricación de automóviles distribuida por toda la geografía nacional (Madrid, Barcelona, etc.) y es uno de los sectores exportadores de nuestra economía.
∙ El sector químico se articula en torno a la industria petroquímica y a la industria química de transformación. La primera constituye la química de base, que se lleva a cabo en grandes complejos industriales, por lo general asociados a las refinerías de petróleo (Huelva, Algeciras, Cartagena, etc.). Es tributaria de grandes capitales, por lo común extranjeros. La industria química de transformación obtiene productos diversos, como pinturas, fertilizantes, etc., que se elaboran en establecimientos fabriles de mucho menor tamaño. Estos tienen un alto grado de dispersión espacial, aunque su localización preferente coincida con las regiones más industrializadas del país: País Vasco, litoral catalán y área metropolitana de Madrid.

∙ El sector agroalimentario ha irrumpido con fuerza en las sociedades modernas. Consiste en un proceso de transformación de los productos agrarios impuesto por la disociación entre zonas productoras y consumidoras. Es un sector que se caracteriza por la diversidad en cuanto a la naturaleza de los productos, los procesos de transformación, la estructura empresarial, la distribución geográfica de las fábricas, etc. En general, predominan las fábricas pequeñas y medianas que coinciden en su mayoría con las áreas de regadío.


A la vanguardia de la industria y con una clara proyección de futuro se hallan los sectores de tecnología punta, que aportan descubrimientos, nuevos materiales, sistemas y medios para la mejora de la producción industrial. A partir de estos elementos, se habla de una nueva revolución industrial. Su importancia radica en la inusitada importancia que ha alcanzado la tecnología en el mundo contemporáneo. Se trata de un sector que integra las distintas ramas de la electrónica y su desarrollo ha sido impulsado por la Administración, es completamente imprescindible para los restantes sectores industriales.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA DE LA INDUSTRIA EN ESPAÑA
La distribución espacial de la industria en España refleja grandes contrastes. Las principales concentraciones industriales de España están en las provincias de Barcelona y Madrid, que suman en conjunto más de una tercera parte de los ocupados y de la inversión industrial de España. Les siguen en importancia algunas provincias situadas en el eje del Ebro (Zaragoza, Navarra) y las del País Vasco, junto a otras localizadas en el eje del Mediterráneo (Valencia, Alicante) y Sevilla. Por el contrario, la menor industrialización corresponde a los dos archipiélagos y a buena parte de las provincias interiores, con algunas excepciones como Valladolid, Burgos o Toledo.
La industria madrileña. Presenta gran diversificación sectorial (aeronáÚtica, transporte, química, agroalimentaria…). Se extienden junto a las principales vías de comunicación formando corredores industriales (corredor del Henares). Esta localización permite a las empresas beneficiarse de la cercanía de un amplio mercado de consumo.


– El eje litoral del Mediterráneo. Se extiende desde Girona (Cataluña) a Cartagena (Murcia). Podemos destacar de este eje: o Cataluña es la regíón más diversificada (transporte, química, automoción, metalúrgica, agroalimentaria, textil…). O La Comunidad Valenciana también presenta una notable diversidad (calzado, mueble, cerámica, juguetes).
o En la Regíón de Murcia predominan las industrias agroalimentarias (conserveras) y la petroquímica (Cartagena). O En las Islas Baleares cabe destacar la industria del calzado.
– El litoral vasco, Navarra y La Rioja. Esta zona presenta una mayor especialización en metalurgia, química, vehículos y material de transporte. Sufríó una importante reconversión apostando por la tecnología y también la industria conservera.
– El valle del Ebro. La mayor concentración industrial se encuentra en Zaragoza y destacan industrias como automóvil (General Motors), maquinaria, agroalimentaria, cuero, calzado, madera y mueble. 

– El litoral gallego. Destaca la automoción (Citroen en Vigo), agroalimentaria, textil, madera y mueble.
– Asturias. También está especializada en metalurgia, química, mecánica y material de transporte. Sectores tradicionales que explican el declive industrial de la zona.
– En Andalucía destaca el triángulo Sevilla – Cádiz – Huelva, con una producción centrada en los sectores químicos, mecánico, agroalimentario y aeronáÚtica.
– Otros focos industriales dispersos en el territorio son el eje -Valladolid – Palencia; Toledo – Talavera de la Reina; Badajoz – Don Benito – Zafra en Extremadura.


En los últimos años, los procesos de deslocalización hacia territorios con menores costes (del suelo, de salarios, etc.) están cambiando en los últimos años esa distribución. La evolución del empleo industrial muestra que las áreas más dinámicas en la creación de esos empleos ya no son las de mayor tradición y volumen industrial, que en su mayoría pierden ahora puestos de trabajo, sino otras del interior peninsular y de otras provincias con escasa presencia hasta ahora en esta actividad.

5. PLATAFORMA CONTINENTAL. Relieve submarino
 relativamente plano comprendido entre la superficie marina y los 200 metros de profundidad. Supone la prolongación submarina de los continentes y es una zona de gran riqueza piscícola.
6. PLACTON. Conjunto de organismos, principalmente microscópicos, que flotan en aguas saladas o dulces, más abundantes hasta los 200 metros de profundidad,
  aproximadamente.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.