Planificación en cascada

Share Button
La cliserie de la Cordillera Cantábrica muestra el escalonamiento de la vegetación en función de la altura, cuya causa son las variaciones climáticas ocasionadas por la disminución de la temperatura una media de 0,6º por cada 100 metros de ascenso y el incremento de las precipitaciones por el enfriamiento del aire. Ello determina un escalonamiento climático desde la base a la cima y, como consecuencia, un escalonamiento de la vegetación. El mayor o menor número de escalones depende de la mayor o menor altitud de la montaña. También influye en la sucesión vegetal la orientación de la vertiente, pues la umbría, orientada al norte, es más húmeda y fría que la solana, orientada al sur. En la Cordillera Cantábrica los bosques se extienden hasta los 1.700 metros y van variando sus especies en función de la altura y la orientación de las vertientes.
Piso basal (hasta los 700 m):
Encontramos una diferencia importante según las vertientes. La fachada norte más fresca y húmeda, está ocupada por el roble, especie caducifolia carácterística del bosque atlántico que requiere humedad y no soporta veranos calurosos ni excesivo frío. La madera del roble se ha utilizado tradicionalmente para hacer carbón y útiles para la construcción, leña y muebles. Mientras tanto, en la fachada sur, la especie dominante es la encina.
Es la formación arbórea más carácterística del bosque esclerófilo mediterráneo y por ello se extiende por las solanas más templadas de estas montañas. De tronco grueso, copa grande y globular para dar sombra al suelo, hojas duras y perennes y bellota como fruto. Resiste bien la sequía, soporta el calor estival y el frío invernal. El aprovechamiento tradicional de la encina era el uso de la madera dura y resistente para fabricar ruedas, utensilios y carbón vegetal, usos que han desaparecido en la actualidad. La bellota sigue empleándose como alimento para el ganado.
Piso montano (700-1.700 m):
En la vertiente sur aparece el rebollo, una especie marcescente de transición hacia la regíón mediterránea, que soporta muy bien las bajas temperaturas y una mayor sequedad que la tolerada por otras especies de robles; es por ello que la encontramos únicamente en esta vertiente. Tradicionalmente su madera se ha utilizado para construcción y leña, y su fruto para alimentar el ganado.
En la vertiente norte, por el contrario, aparece el haya ocupando una gran extensión. Es una especie caducifolia, que junto al roble define el bosque eurosiberiano atlántico. El haya requiere gran humedad, no tolera la aridez y es muy resistente al frío. Por ello lo encontramos desplazando al roble a esta altitud y en la vertiente de umbría, más fría y húmeda. En la vertiente sur se encuentra únicamente en los niveles superiores del piso montano por esa necesidad de humedad que tiene esta especie. El haya tradicionalmente permitía el aprovechamiento de su madera dura y de buena calidad para carboneo, celulosa y construcción, y su fruto –el hayuco- para alimentar al ganado.

Piso subalpino (1.700 a 2.200)

Por encima del piso forestal aparece la landa, formación arbustiva propia del clima oceánico, que surge como degradación del bosque caducifolio o en aquellos lugares donde las duras condiciones climáticas impiden el desarrollo de los árboles (zonas más elevadas de las montañas). Son propias de esta formación plantas como el tojo, el brezo y la retama. Suele ser de baja altura pero puede alcanzar varios metros. Se usa de forma tradicional como cama de animales y luego como abono.

Piso alpino (más de 2.200 metros)

La formación vegetal dominante son los prados, una vegetación densa y de baja altura. En este piso se acumulan las nieves en invierno, lo que impide el crecimiento de una vegetación de mayor porte. Estos pastos suelen ser aprovechados para la alimentación del ganado cuando se encuentran libres de nieve.

PGOU:

El Plan General de Ordenación Urbana es un instrumento básico de ordenación integral del territorio que contiene la clasificación del suelo (rústico, urbano y no urbano), la estructura general del territorio, la zonificación básica, la protección del medio ambiente y la programación temporal. Este conjunto de medidas es elaborado por un ayuntamiento que sigue las normativas autonómicas y estatales para prever el crecimiento de la ciudad y la morfología que adoptará.

PLANO IRREGULAR:

Espacio edificado de una ciudad en el que las calles y edificios presentan tamaños y formas diversas, careciendo sus calles de elementos organizadores.

PLANO ORTOGONAL

También llamado plano en damero o en cuadrícula, es aquel en el que las calles se cruzan formando ángulos rectos. Es el resultado de la planificación.

PLANO RADIOCONCÉNTRICO

Plano en anillos concéntricos resultado del crecimiento urbano que se produce a partir de un punto (normalmente una plaza) en coronas sucesivas a modo de avenidas de circunvalación concéntricas, que se unen entre sí mediante calles o avenidas radiales.

PLANO URBANO

Representación a escala de una población. Es el resultado de tres elementos: viario, manzanas y espacios vacíos. En el plano urbano se muestra la estructura vial y en numerosas ocasiones además los servicios de asistencia, de transporte, turísticos y otros elementos de interés general. Para su representación cartográfica se utilizan escalas grandes, entre 1:25.000 y 1:5.000.

RED URBANA

Disposición de las ciudades sobre el territorio y relaciones que estas mantienen entre sí y con su entorno a través de flujos de comunicación, humanos, de capital…

RESIDENCIAS SECUNDARIAS

Vivienda que no constituye la residencia principal y es empleada generalmente para actividades de ocio o el periodo vacacional. Normalmente se ubican en el espacio rural por ser éste el lugar destinado al ocio de la población urbana.

SU BURBIO

Espacios periféricos por los que se extiende la ciudad y entra en contacto con el campo, en los que se encuentran urbanizaciones de viviendas unifamiliares, grandes conjuntos de edificios y también chabolas.
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.