Características del transporte terrestre

Share Button

Las carácterísticas principales del sistema de transporte español son las siguientes:
Un medio físico desfavorable por su relieve y por algunos elementos del clima.
Una red radial terrestre y aérea, con centro en Madrid, capital de España como origen y radios hacia las fronteras, puertos principales y destino de los vuelos nacionales e internacionales.
El predominio del transporte por carretera, que recibe la mayor parte del tráfico de viajeros  y de mercancías por su menor precio y porque permite la relación directa entre los puntos de partida y de destino.
Desequilibrios territoriales en la densidad y calidad de las redes de transporte, con grandes diferencias de accesibilidad entre regiones y comarcas y una desigual utilización de la red, que cuenta con tramos saturados y otros infrautilizados. Las regiones con mayor grado de desarrollo tienen mejores comunicaciones. 
Las deficiencias en la comunicación interregional, entre diferentes autonomías, consecuencia de factores físicos, de la disposición radial de las redes de comunicaciones y de las desigualdades regionales.
La descentralización de las competencias entre el Estado y las Autonomías. El Estado se reserva el control sobre el transporte internacional y tiene competencias exclusivas sobre el transporte terrestre que discurra por más de una Comunidad Autónoma, sobre la marina mercante, sobre los puertos y aeropuertos comerciales, sobre el espacio y el transporte aéreo y sobre los correos y telecomunicaciones. Las Comunidades Autónomas pueden adquirir competencias exclusivas sobre el transporte terrestre que discurra íntegramente por su comunidad, los puertos y aeropuertos no comerciales y sobre el transporte por cable.

La integración en la red de transportes europea. La política de transportes de la U.E. Tiene como objetivos potenciar la integración de los países que la forman, asegurar el buen funcionamiento del mercado único y conseguir que el sistema de transportes respete el medio ambiente.


1. LA RED DE CARRETERAS
Las carreteras de la red estatal son satisfactorias, en cambio las de las diputaciones y ayuntamientos son más deficientes. La red de carreteras del Estado incluye autopistas y autovías:
Las autopistas de peaje fueron las preferidas a finales de los años 60. Se prevíó una extensa red de la que sólo se hizo una parte muy reducida, que cuenta con pérdidas económicas y elevados peajes, dado que las carácterísticas del territorio encarecen la construcción.

Las autovías fueron el sistema preferido tras la crisis económica. Se han construido en los ejes con mayor intensidad de tráfico, lo que acentúa el carácter radial de la red, aunque existen también algunos ejes transversales como el del Ebro, el del Mediterráneo y el andaluz.
Actualmente la red ferroviaria se compone de tres redes: 
RENFE: La red nacional de ferrocarriles españoles de estructura radial fue creada en 1941, hoy cuenta con 12.700 km. Con relación a Europa, los ferrocarriles españoles presentan una diferencia del ancho de vía. Los demás países europeos utilizaban una menor separación entre raíles . La medida ha supuesto el aislamiento ferroviario de España con respecto al resto de Europa hasta fechas recientes; el problema se ha resuelto mediante la instalación de intercambiadores de ejes en las estaciones fronterizas con Francia. Y actualmente la conexión con el AVE. 
FEVE: Los ferrocarriles de vía estrecha, como la europea, solo cubren 2.000 km.
AVE: La red de alta velocidad española. En 1992, y alcanza velocidades de más de 250 km/h. Y aspira a integrarse en la red transeuropea de alta velocidad.
El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) es una entidad pública empresarial española dependiente del Ministerio de Fomento que tiene como objetivo la construcción de líneas de ferrocarril y la gestión de su explotación.


LA RED PORTUARIA
España ofrece condiciones favorables para el tráfico marítimo, tanto por su importante longitud litoral como por la situación estratégica que cuenta. En el tráfico interior de pasajeros, solo tienen cierta importancia las relaciones entre ambos lados del Estrecho y entre las islas o entre éstas y la Península. En el tráfico exterior ha influido la reducción de la emigración a Iberoamérica y la competencia del avión.
El tráfico de mercancías tiene enorme importancia, pues el 89% del transporte internacional se realiza por barco. La red portuaria del Estado incluye los 45 puertos comerciales, entre los más importantes se encuentran: Algeciras, Barcelona, Valencia. Algunos puertos necesitan ampliar sus instalaciones para el tráfico de contenedores, aumentar la superficie en tierra para el depósito de mercancías y mejorar los accesos por tierra y ferrocarril.Por último destacar la actividad portuaria de Sevilla como exponente del transporte fluvial en España, aunque presenta problemas de calado debido a los bancos de arena.
LA RED AÉREA ESPAÑOLA
La red de aeropuertos se organiza jerárquicamente. España cuenta con un elevado número de aeropuertos, porque hasta los años 70 se siguió la política de que todas las ciudades de cierto tamaño contasen con él, lo que ha dado lugar a que muchos pequeños aeropuertos estén infrautilizados y sean poco rentables.
Los principales aeropuertos españoles que tiene conexiones directas con casi todos los aeropuertos españoles y con los principales del extranjero son Madrid-Barajas, Barcelona, Palma de Mallorca, Málaga y los de Canarias. El tráfico aéreo de pasajeros a larga y media distancia es muy competitivo por su rapidez y comodidad. 
En la actualidad los objetivos son los de mejorar las instalaciones aeroportuarias como ha ocurrido en Madrid, Barcelona o Málaga con la ampliación de sus aeropuertos.
El transporte refleja los desequilibrios espaciales en la distribución de la población y en el desarrollo económico. Es un elemento esencial en la ordenación del territorio. El transporte debe pretender la conexión con redes nacionales y europeas e interconectar ciudades.
Los transportes deben permitir la conexión entre las redes viarias, ferroviarias y marítimas que faciliten los transportes de personas y mercancías. Estos movimientos son cada vez más intensos, rápidos y baratos, y se producen entre distancias crecientes, gracias a los avances tecnológicos.

TIPOS DE TURISMO
a) Según la procedencia o demanda turística, el turismo puede ser internacional y nacional. El turismo de procedencia internacional suele tener la condición de turismo de masas y demandan sol y playa. Los países emisores de turistas a España son, principalmente los integrantes de la Uníón Europea, especialmente Alemania y Reino Unido, de donde procede casi la mitad de los turistas que nos visitan anualmente,se trata de un turismo estival.

El turismo nacional se ha ido incorporando a este modelo. Asimismo, va aumentando el turismo de jubilados, nacionales y extranjeros, que aprovechan su disponibilidad de tiempo para adaptarse a las mejores ofertas y contribuyen a la ocupación hotelera en temporada baja

b) Según la actividad que buscan los turistas, los tipos de turismo que podemos encontrar en España son:
Turismo de sol y playa, se da sobre todo en verano en las zonas costeras.
Turismo cultural, para visitar ciudades con monumentos histórico-artísticos, museos, exposiciones, conciertos o espectáculos.
Turismo deportivo y de aventura, como la caza, el montañismo, alpinismo, surf, esquí, vela, parapente, escalada, rafting, barranquismo, senderismo.
Turismo rural. Alojamiento y estancia en áreas rurales para disfrutar del descanso.

Ecoturismo. Visitas a espacios naturales protegidos.
Otras modalidades de turismo: de compras, de salud, cruceros, geoturismo,religioso.

LA DISTRIBUCIÓN DEL TURISMO EN ESPAÑA 
La desigual distribución espacial del turismo se explica por factores económicos y territoriales:
La accesibilidad y las vías de comunicación favorecen el desarrollo de unas zonas, mientras otras mal comunicadas presentan un escaso crecimiento. 
La cercanía a una gran ciudad, como Barcelona, Alicante o Málaga, han actuado en sus respectivas áreas como motor para el crecimiento de segundas residencias o núcleos cercanos, como Lloret de Mar, Benidorm, Torremolinos o Benalmádena. 
La acción de los promotores inmobiliarios explica el crecimiento de núcleos turísticos concretos.

Nuestro patrimonio histórico y cultural.Se convierten en paso obligado de cualquier programa turístico.

La influencia de las grandes agencias de viajes o tour-operadores, promocionando determinadas zonas en detrimento de otras.
El cambio de mentalidad respecto a la naturaleza, que ha provocado el nacimiento de nuevas formas de turismo.
El modelo de asentamiento humano, que contrapone los alojamientos en zonas saturadas  a las pequeñas urbanizaciones distribuidas en el espacio.

En cuanto a la densidad turística, se distinguen zonas turísticas y puntos turísticos. Las zonas turísticas presentan una densidad turística más o menos homogénea. En ellos, la concentración de la oferta turística es tan amplia. Los puntos turísticos son focos aislados, y están ligados a atractivos turísticos concretos.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *